El color de Faitelson

¿El Brasil más alemán de la historia?

Río de Janeiro, Brasil.- No tienen ninguna coincidencia en la genética futbolística. Uno parece basarlo todo en el orden, la disciplina y la mentalidad, y el otro tiene que ver con parajes de improvisación, creación y hasta algún tipo de “magia”. Son tan disímbolos como lo son sus colores, su lengua y su estilo de vida, pero este martes en Belo Horizonte, Brasil podría recurrir a ciertas facciones alemanas para tratar de resolver sus urgencias sobre la cancha.

Un Brasil-Alemania no necesita de muchas presentaciones. No necesita ni siquiera de una Alemania que por momentos ha sido mezquina y algo egoísta o de un Brasil que de golpe y porrazo perdió a su figura más importante y a su capitán. Un Brasil-Alemania de semifinales en una Copa del Mundo es una invitación a la leyenda más cautivante del juego, a hurgar en la historia misma del balón. Un Brasil-Alemania no tiene límite ni dimensión en el espacio futbolístico.

Entendiendo ello, entenderemos también que especular de un partido de este calibre es casi como perder el tiempo, peor hagámoslo, aun sabiendo qué tipo de resultados obtendremos.

Brasil no llega en el mejor momento futbolístico, prácticamente no ha gozado de ello en todo el torneo y ha perdido en una dura fase de cuartos de final a Neymar, sin él Brasil parecería perdido en el espacio, pero aun con Neymar en la cancha, Brasil tampoco encontró sus mejores fundamentos de competencia y vistosidad.

Jugar mejor sin Neymar parece imposible, pero en la medida de sus características, Brasil podría encontrar una condición de equipo que le permita mantenerse en una faceta competitiva. Felipao sabe que en ello se basan sus posibilidades de este martes: competir como equipo, no jugar para Neymar y por Neymar y tratar, alejado del tradicional estilo brasileño, de hacerle daño a los alemanes.

Un equipo de orden, disciplina, trabajo, con muchos futbolistas de medio campo que buscarán recuperar la pelota y mantenerla en sus pies el máximo tiempo posible antes de lanzar el latigazo para tratar de hacer daño en la portería teutona. Luiz Gustavo y Fernandinho encabezarán las labores defensivas, mientras que Oscar y Willian mantendrán una doble función de sacrificio y generación. Brasil espera más de Fred y Hulk. Irónicamente, la Brasil más alemana de la historia tratará  de superar sus carencias, dudas y miedos para alcanzar la final del Mundial.

La realidad es que cualquier cosa puede suceder.

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN