El color de Faitelson

El “Atlético Corazón”

El Camp Nou que, para efectos del futbol en los últimos tiempos ha sido un santuario del juego, una especie de Acrópolis de los “dioses” griegos, aplaudía de pie lo que estaba viendo. No existía un mayor reconocimiento para la campaña que el Atlético de Madrid estaba coronando.

De sábado a sábado, del siempre competitivo y generalmente prohibitivo torneo español, al Estadio Da Luz, de Lisboa, donde buscará arañar el cielo de la gloria futbolística: La exclusiva y muchas veces discriminatoria Champions.

El Atlético de Madrid, el Atlético del Cholo Simeone está aquí y nadie le regaló nada para merecer la posición de la que hoy disfruta.

El Atlético es un buen equipo de futbol que suple sus carencias, que esconde sus defectos y que supera sus obstáculos y miedos con una mentalidad a prueba de todo. Justo donde empiezan sus grandes limitaciones con las piernas y la mente renace la palpitación del músculo más importante de este equipo: el corazón.

Un episodio del fin de semana parece contextualizar todos los secretos de este Atlético: 30 minutos después en el estadio del otrora grande y temible Barcelona, el equipo del Cholo no solo había perdido por lesiones a dos de las grandes figuras que sobresalen en su plantel -Diego Costa y Arda Turán- también estaba cayendo 1-0. Bajo ese escenario, parecía venirse la tormenta. No ocurrió: El Atlético saco el carácter y la fuerza interior que le ha caracterizado históricamente y salió primero del apuro para empujar con fuerza sobre la portería del Barcelona hasta que encontró las llaves de la puerta a la gloria que le convertían en el nuevo campeón del futbol español.

Pero podrían estar equivocados aquellos que creen que este Atlético está hecho solo de una revolución. Que solo puede jugar o actuar con “el cuchillo entre los dientes”, correr, pelear y afrontar la adversidad. No, este Atlético también tiene clase y condiciones futbolísticas.

Lo que está claro es que el sello de este equipo es “la lucha” y el mensaje es que cualquier tipo de carencia, de lejanía en cuanto a condiciones técnicas, físicas o económicas, se puede suplir en la cancha y en la vida si tienes una actitud distinta para afrontar esos retos. Más que un ejemplo futbolístico, lo del Atlético es una muestra de superación que podemos poner en práctica todos los días. Usted… ¿apostaría contra ellos el sábado en Lisboa? 

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN