Cronómetro

Algo de o mejor y lo peor del deporte mexicano en el 2014

EL DEPORTISTA. Tengo cuatro candidatos claros para la distinción al mejor atleta mexicano 2014: Paola  Longoria, Adrián González, Rafael Márquez y Carlos Vela. Los cuatro tuvieron grandes parajes en el año que termina. Me quedo con la raquetbolista, que aunque vio frenada su racha de 151 triunfos al hilo, retomó el nivel en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Adrián fue el máximo productor de carreras en Grandes Ligas, pero los Dodgers se quedaron lejos de la Serie Mundial. Rafa fue bicampeón con León y jugó su cuarto Mundial y Carlos tuvo una campaña redonda en España, pero se negó a participar en Brasil.

EL EQUIPO. Mis tres opciones: la selección mexicana de futbol, la selección mexicana de basquetbol y el club León. Me quedo con la selección de baloncesto que, encabezada por Gustavo Ayón, volvió a un Mundial tras 40 años de ausencia. Su actuación en España fue discreta pero valiosa en experiencia. México hizo historia, al vencer 87-71 a su similar de Corea del Sur y clasificar a la segunda fase por primera vez. El Tri de futbol llegó hasta donde ha llegado antes y el León, uno de los dos campeones de 2014, marcó un estilo de juego bajo la guía de Gustavo Matosas.

LA PERSONALIDAD. Solo hay un candidato: Miguel Herrera. El técnico del Tri le dio forma y  fondo cuando las expectativas eran poco favorables. El Piojo y su peculiar forma de expresarse se han transformado en el “nuevo motor” del futbol mexicano.

EL MOMENTO. Debe ser aquella tarde de domingo en  Brasil, cuando el Tri se debatía, otra vez, en la posibilidad de alcanzar un quinto partido mundialista. El sol abrazaba la cancha de Fortaleza, quedaba poco tiempo y los fantasmas atemorizaban de nuevo el paso del futbol mexicano. El “no era penal” resumía la impotencia de una nueva jornada en la historia del Tri.

LA DESILUSIÓN. Me parece que entre muchas desilusiones que cada año nos entrega el deporte de México, la de Chivas marca un parteaguas. Un equipo popular, querido, ganador, abandonado a su suerte en la cancha; sin idea ni forma ni tamaños. Es una pena, pero la crisis de Chivas tocó fondo.

EL DIRIGENTE. El premio pertenece al director de la Academia de Baloncesto Indígena y coach de los famosos niños triquis, Sergio Zúñiga. Su entusiasta labor de promover el deporte en las comunidades indígenas le significó ganar el Premio Nacional de Deportes 2014. Zúñiga colaboró en la formación del famoso equipo, cuya última gran noticia fue la beca a seis de sus pequeños jugadores para estudiar en Alemania.

EL ESCÁNDALO. El que protagonizó Ricardo Lavolpe en Chivas. Más allá de su personalidad, fue un tema muy duro para un entrenador de tantos años en el medio futbolístico. Al mismo tiempo, habrá que aplaudir a Chivas como empresa, pues generalmente, en México, las empresas, en situaciones similares, suelen proteger al más poderoso e influyente. Esta vez no fue así.

LA ESPERANZA. El 2015 promete ser un año interesante para el deporte mexicano. Los Juegos Panamericanos en Toronto marcan el rumbo del ciclo olímpico a Río. México necesita un reordenamiento deportivo tras lo que fue “el fracaso” de los Centroamericanos en Veracruz. Y el futbol tendrá un “verano caliente”, con la Copa América en Chile y la Copa Oro en EU.

Muchas gracias a todos los lectores. Que pasen una Feliz Navidad.

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN