Cronómetro

No podemos quejarnos

Nos fue bien. Le fue bien a México en el sorteo, no podemos quejarnos: la mejor expresión del futbol sudamericano, un africano con capacidades físico-atléticas espectaculares y un europeo que sabe competir en la cancha de futbol. No podemos quejarnos.

Conozco, por otra parte, ese tipo de planes: "Le ganamos a Croacia, empatamos con Brasil y sacamos el resultado ante Camerún".

México termino justo donde debía terminar en el sorteo mundialista: en el Grupo "A" y se puede leer de diferentes maneras. La primera vertiente, las más real y drástica, indica que es un grupo muy complicado, con el anfitrión que es, además, un cinco veces campeón del mundo y que no puede fallar en un evento prácticamente fabricado para que ellos establezcan condiciones. Con una selección africana como Camerún que luce un juego rápido y espectacular con jugadores de la categoría de Samuel Eto (Chelsea), Pierre Webo (Fenerbache) y Alex Song (Barcelona) y ante una Croacia que es un equipo competitivo, duro y que también tiene elementos regados por los grandes equipos del futbol europeo: Luca Modric (Real Madrid) y Mario Manduzick (Bayern del Munich).

No hay nunca un escenario sencillo en un Mundial, pero la otra lectura indica que al ubicarte en el grupo del dueño de casa tendrás la ocasión de atraer miradas, de generar interés, expectativas y también de que es el momento adecuado para que un futbol emergente ++como llaman algunos al mexicano++ muestre sus verdaderos alcances. Tener la posibilidad de jugar ante la Brasil de Felipao, de Neymar, de David Luiz, de Marcelo y de Dani y la atención de un país de 200 millones de habitantes puede ser vista como una ocasión mágica.

Con el nivel que México mostro en la eliminatoria mundialista y en la serie de reclasificación no le alcanza, definitivamente, no podrá competir ante Brasil, Camerún y Croacia. México tendrá que reaventarse futbolísticamente, mentalizarse, trabajar juntos y jugársela. Tiene poco tiempo para hacerlo.

Cada quien tiene una misión distinta en el Mundial. Nadie va a un Mundial a especular. A un Mundial se va, en el caso de México, a tomar más experiencia, a aprender y a tratar de dejar una buena impresión. La oportunidad es preciada: Brasil, Camerún y Croacia son grandes rivales. Habrá que ir y hacer la lucha. No hay de otra.


david.m.faitelson@espn.com / twitter@Faitelson_ESPN