Correr para crecer

El tapete de meta

“Es mejor mirar hacia
adelante y prepararse,
que mirar atrás y arrepentirse”
Jackie Joyner-Kersee,
Campeona olímpica

Es un espacio de poco valor para aquellos que nunca han completado alguna competencia. Cuando se está sobre él, unos metros antes y otros después, hay sonrisas, hartazgo, llanto, abrazos, solidaridad, empatía y orgullo, todo unido en una especie de halo de satisfacción absoluta.

Estar ahí es una prueba contundente de trabajo y esfuerzo, de salud y amor propio, de compromiso y disciplina. No existe muestra más tangible de éxito que estar en esa zona.

La actividad vertiginosa de los meses de entrenamiento y los minutos de competencia, contrastan con el instante en que el tapete aparece en el horizonte, momento en que todo se detiene alrededor, abriendo un espacio donde los problemas y las preocupaciones desaparecen, los sentidos se agudizan, los fracasos y los sacrificios cobran sentido y la incomodidad, la molestia y el dolor se disfrutan.

El tapete es una especie de herida de corta duración que se produce en la recta final, que detona un sinfín de emociones placenteras y que cicatriza en cuestión de horas para desaparecer y quedar reducida a un vago recuerdo altamente valorado en la mente y el corazón del corredor.

Es una llama que se enciende en medio de la oscuridad, que deslumbra con su luz y abraza con su calor para, en cuestión de horas, apagarse y dejar a su paso cenizas que permiten revivir por un instante lo vivido. Es por ello que quien cruza la meta por primera vez, es altamente probable que lo intente muchas veces más.

Me atrevo a comparar la emoción del tapete con aquello que sentiste cuando aprobaste tu examen profesional, cuando fuiste dado de alta después de batallar contra una enfermedad, cuando conseguiste ese anhelado y merecido ascenso en el trabajo, o cuando te entregaron las llaves de ese hogar por el que tanto luchaste.

No importa la distancia ni el tiempo recorrido, no importa el lugar en que llegaste, importa que estás ahí. ¿Exagero? Atrévete a intentarlo y cuéntame tu experiencia.

Abastecimiento: Toma media hora de tu tiempo para ver The Why. Running 100 miles, un extraordinario documental que te convencerá que algún día debes intentar correr largas distancias. (https://www.youtube.com/watch?v=8YWyac1ZdsU)

@DavidLeonRomero