Correr para crecer

Es más dificil para ellas

“Si puedo con mi experiencia salvar aunque sea
a una persona, habrá valido la pena”

Sheri Ball García, mujer estadunidense
que sobrevivió a un ataque mientras corría

Correr es una actividad que construye un espacio donde podemos bajar la guardia, alejándonos de lo que nos aturde, permitiéndonos aclarar un poco la mente y recargar nuestras energías para emprender de nuevo. Sin embargo, correr no siempre es sencillo.

Si creemos que para los hombres puede complicarse, pensemos en lo que enfrentan las mujeres. En algunos espacios en los que ellas participan existe menor tolerancia a la ausencia, su agenda en ocasiones es más complicada y tienen a su cargo valiosas actividades como madres y esposas que usualmente realizan en solitario y sin apoyo.

Por si fuera poco, hoy se ha sumado también la violencia en su contra, fenómeno que las aleja cada vez más de disfrutar las emociones que se viven al correr.

El catálogo es muy amplio: un grito en la banqueta, un chiflido en el parque, el sonido de un claxon al cruzar la avenida, una nalgada a la pasada, una persecución en el sendero y hasta un secuestro en la montaña que pudiera incluir abuso sexual y, eventualmente, la muerte.

La incidencia las ha obligado a prepararse para ser agredidas, lo que las mantiene en un estado de alerta y angustia, poniendo fin a los beneficios que antes las motivaban a correr.

Hoy están obligadas a correr con celular, no usar audífonos, evitar espacios abiertos, nunca correr sin la luz del sol, notificar a sus cercanos del lugar en el que estarán, no correr solas y llevar consigo un artefacto que llame la atención o que, eventualmente, les permita defenderse. La violencia se está normalizando a tal grado que existen clínicas para mejorar su manera de correr que incluyen módulos de defensa personal.

Es hora de detenernos, reflexionar y actuar de manera drástica para frenar la violencia en su contra. No es justo que les robemos incluso ese pequeño espacio que toman al día para reinventarse y volver con ánimos para seguir construyendo su destino como líderes de una sociedad que las golpea cada vez más.

Abastecimiento: Te invito a leer The Road to Sparta, un libro escrito por el famoso ultramaratonista Dean Karnazes, que en sus líneas revive la historia de Filípides. 

 @DavidLeonRomero