Correr para crecer

Corre ligero

Cada mañana una gacela se despierta en África, sabe que debe correr más rápido que el león, más veloz o morirá.
Cada mañana en África, un león se despierta y sabe que debe correr más rápido que la gacela más lenta o pasará hambre. No importa si eres gacela o león, cuando el sol sale, será mejor que estés corriendo.
Roger Bannister,
Primer atleta en correr una milla
en un tiempo menor a los cuatro minutos

En el diverso mundo de los corredores existen algunos que intentan hacerlo con los menos accesorios posibles, en el otro extremo, aquellos que se hacen acompañar de todo tipo de artículos.

En mis inicios como corredor, lo hacía acompañado de muchos elementos: una pequeña toalla para limpiar el sudor, un reloj con cronómetro en la muñeca, un pequeño reproductor de música, una gorra, una botella de agua, además de llaves, una identificación y un poco de dinero.

Recuerdo que si alguno de esos elementos faltaba, su ausencia me provocaba ansiedad y desesperación, lo que modificaba mi rendimiento. Había construido una dependencia con ellos, pero con el paso del tiempo he logrado correr solo con lo indispensable.

El equipo y los accesorios disponibles para el corredor son diversos: gorras, lentes, guantes, bandas para contener el sudor, linternas, medias de compresión, chamarras y chalecos, relojes que monitorean tu actividad, sensores que analizan tu zancada, reproductores de música, audífonos, celulares y cinturones o mochilas para cargar agua y demás elementos.

Mi sugerencia es que utilices todo aquello que te permita cuidar tu salud, correr con comodidad y procurar tu seguridad, sin generar una dependencia tal, que en la ausencia del accesorio, tu experiencia al correr se vea modificada.

Si corres con regularidad, considero que existen tres elementos importantes: un reloj que te permita medir al menos tu velocidad y frecuencia cardiaca, tenis en buen estado para evitar lesiones, y una identificación con algún teléfono de un contacto al cual recurrir en caso de emergencia.

Afortunadamente, correr es un deporte disponible para todos, lo único indispensable para realizarlo es tu voluntad, lo demás resulta secundario.

Abastecimiento: Te invito a conocer la vida de Giuseppe Ottaviani, atleta italiano que comenzó a correr a los 70 años y hoy, a sus 101, ha logrado romper todos los récords.