Correr para crecer

Batalla al interior

"Estoy agradecida con lo que mis piernas me han dado, la oportunidad de moverme hacia adelante"
Krysten Chambrot,
editora que perdió gran parte de su pierna izquierda en la universidad, a causa de un accidente automovilístico, y hoy se prepara para correr el Maratón de Nueva York

A lo largo del día ponderamos gran cantidad de datos para tomar miles de decisiones y esculpir nuestro futuro, algunas de manera automática y otras procesando con detenimiento la información a nuestro alcance. Mientras corremos sucede algo muy similar, pero con un valor agregado sin igual.

En contraste con algunas mañanas, donde al correr todo fluye con facilidad y las decisiones que se toman transcurren de manera imperceptible, existen sesiones de entrenamiento y competencia en las que se gesta una batalla al interior.

Durante el primer maratón que corrí, la emoción del arranque, el orgullo del sacrificio y la promesa de volver a casa con una medalla al pecho me inyectaron una energía que duró hasta pasadas las tres horas de carrera.

Las restantes dos horas de competencia tuve que invertirlas en dialogar al interior para convencer a distintas partes de mi cuerpo de seguir adelante a como diera lugar, en dar manotazos en la mesa para imponerme, y en levantarme de la misma ignorando todo aquello que se resistía, incluso a dialogar en el reclamo por parar.

Entre un episodio y otro, transitaba por remansos de calma que me permitián respirar, sonreir y soñar. Así crucé la meta de mi primer maratón, con la satisfacción de completar la distancia y con el orgullo de lograr convencer y en otros casos imponerme, ante mis detractores.

Estas batallas internas mientras corro son un gran entrenamiento para afilar la astucia y ensayar la lucha que la vida diaria demanda, después de correr vuelvo a casa exhausto, con el cuerpo y la mente desgastados de haber peleado hasta el final, una batalla en la que lucho en solitario y que es dificil de describir.

A partir de ello, enfrento el día con la seguridad que da vencer de madrugada, listo para librar muchas otras batallas contra diversos adversarios, que en la mayoría de los casos, habitan dentro de mí.

Abastecimiento: Te invito a conocer la vida de Tina Chantrey (www.tinachantrey.com), madre de tres hijas, consultora, editora y corredora a la que, como a muchos, correr le salvó la vida.

@DavidLeonRomero