Terrenos de juego

Es lo mismo pero no es igual

Primer tiempo

Sigue. La racha ganadora continúa. Santos se mantiene arriba, con tres victorias consecutivas y con la alegría de la afición. El chileno  Bryan Rabello se perfila para ser el cerebro ofensivo, ese famoso “diez” que el equipo ha extrañado durante muchos años desde la partida de Daniel Ludueña. Santos volverá a gustar y ser peligroso.

 

En el banquillo

Ahora sí. El cambio de Santos se debe a dos puntos: mentalidad y competencia. El primero gracias a Luis Zubeldía, hace que sus jugadores tengan actitud y entrega. El segundo es por la directiva, en la banca hay talento y la exigencia para los titulares aumentó. Estas dos condiciones han hecho que la escuadra gane y recupere la confianza.

 

Segundo tiempo

Grande. Hoy la Liga MX ha sido conquistada y tiene dueño, su nombre: André-Pierre Gignac. El francés es un monstruo, jornada tras jornada regala muestras de su capacidad y talento, pone muy arriba la vara para medir a los extranjeros. Hace tanto tiempo que no se observaba un jugador de su calibre en el futbol mexicano (gusto personal). Actualmente lo cotizan en ocho millones de euros siendo el más caro de México.

 

En los vestidores

Más como él. Hay que felicitar a la directiva de los Tigres, hay que aprender de este francés y hay que comenzar a traer a nuestra tierra más jugadores como él. Sí será inevitable el tema de los extranjeros y las pocas oportunidades para los mexicanos por lo menos como espectadores merecemos más Gignacs, Funes Moris, Sambuezas y Marches.

 

Tiempo extra

Histórico. José Tomás y Joselito Adame abarrotaron la Plaza de Toros México, los precios de los boletos en la reventa alcanzaron los 145 mil pesos. Según el reporte de los medios muchos fanáticos se fueron molestos y decepcionados por la actuación de José Tomás; que por cierto dicen cobró el millón de dólares el español por la presentación. Lo que sí resultó asombroso fue la gran expectativa que causó este evento.

 

Charla técnica

Golpe. No soy fan de la tauromaquia, me resulta indiferente el debate de prohibir o no las corridas, me considero neutral en esa lucha del “a favor” o “en contra” pero no se puede negar que este evento en la Monumental fue un duro golpe contra los antitaurinos, mientras que afuera del recinto alrededor de 200 personas se manifestaron; a dentro 45 mil fanáticos pelearon por ocupar un lugar en la plaza. Si esto es una guerra, esta batalla la ganó la “fiesta brava”. Nada personal.

 

Twitter: @DavidDelaGarza_