Terrenos de juego

A la memoria y a la tumba

Primer tiempo

Lo bueno del primero. El semestre del Clausura 2016 dejó cosas positivas, se disputó la Liga de Campeones de la CONCACAF hasta las semifinales. Santos eliminó al Galaxy con todo y sus estrellas, y le peleó hasta la muerte al América. En la Liga MX se consiguió clasificar a liguilla y dejó buen sabor la lucha en cuartos frente al Pachuca. Luis Zubeldía promedió buenos seis meses con los Guerreros. 

En el banquillo

Lo malo del primero. También hubo cosas lamentables en este lapso de enero a junio. La lesión de César Ibáñez dolió en todo el plantel y afición. En la Liga, Santos aseguró la fiesta grande con dos jornadas de anticipación y 27 puntos, pero el exceso de confianza hizo caer a los Guerreros del tercero hasta el séptimo lugar en tan sólo dos fechas y de ahí comenzar una racha negativa que terminó meses después con 13 partidos sin ganar.

Segundo tiempo

Lo bueno del segundo. Lo rescatable del último semestre es escaso. La consolidación de Carlos Izquierdoz como el gran capitán por sus goles, lágrimas y coraje en el campo, fue de lo poco destacado. La salida de Agustín Marchesín parece que entra en esta categoría, el argentino le hizo tanto daño al equipo y al vestidor que su venta para mucha afición representó un alivio. 

En los vestidores

Lo malo del segundo. Obtener sólo 16 puntos en el Apertura 2016 y no calificar es lo peor de estos meses. Los pésimos partidos que regaló Santos fortalecieron el descontento y la decepción de la tribuna. Y para rematar, no poder ganar un solo partido en la Copa MX y quedarse en la etapa de la fase de grupos sumó a la vergüenza lagunera. 

Tiempo extra

Para recordar. Sin duda, nunca olvidaremos de este año, la transmisión histórica de Somos Santos en la que todo el Club Santos salió a dar la cara para enfrentar la mala situación del equipo. Carlos Izquierdoz dio la nota nacional por derramar algunas lágrimas y pedir disculpas a toda la nación Guerrera. Otro evento para la memoria, recuerden que en este año llegó el próximo ídolo, Jonathan Orozco. 

Charla técnica

Para la tumba. La doble cara de Agustín Marchesín será algo que los seguidores de Santos esperarán eliminar de sus memorias. Y no me refiero a las declaraciones de que nunca jugaría en el América sino la hipocresía que quebró un vestidor por dentro y por fuera se daba latigazos de mártir y héroe. Lamentablemente a veces así es el fútbol. 


Twitter: @DavidDelaGarza_