Terrenos de juego

Lo malo casi no se cuenta, pero cuenta mucho

Primer tiempo

De flojera. Hablar de Santos Laguna comienza a fastidiarme, es monótono tratar de analizar a un equipo que pase lo que pase va a empatar. Ni ganas dan de reflexionar su partido, a fin de cuentas, siempre conseguirá un punto. Ni gana ni pierde y eso termina aburriendo.

En el banquillo

De coraje. La afición está enojada y con justa razón. En el partido pudimos observar un enojo de Jonathan Orozco por el gol de Morelia y es que una jugada antes sus compañeros habían desperdiciado dos claras de gol. Esta vez ‘Jona’ fue el vocero de los fanáticos santistas.

Segundo tiempo

Tonto. En lo personal pienso que la lucha por erradicar el grito de “Eh puto” es estúpida. Para mí no tiene ninguna connotación homofóbica. El grito sólo forma parte del folclor que se vive en un estadio de futbol en México. Que no se olvide que es un juego este deporte y los asistentes acuden para divertirse y pasar un rato agradable. Es un espacio para de manera lúdica sacar estrés y malos ratos que uno vive en su ámbito laboral y familiar.

En los vestidores.

Sin mucho. La afición de Tigres cambió el grito a cambio de la rehabilitación de escuelas. El motivo merece reconocimiento, pero el “Eh Tigres” es ridículo. El grito de antes forma parte de una presión hacia los rivales y creo que con la palabra “Tigres” no asustan ni a las palomas. No pretendo cambiar el pensamiento de nadie con esta postura, sólo externar mi pensar sobre la campaña absurda de eliminar este gritito.

Tiempo extra

De locos. PSG rompió el mercado económico de transferencias en el futbol. El equipo francés pagó la cláusula de recisión de Neymar por 222 millones de euros al Barcelona. A partir de esto, se le ha causado un daño irreparable al futbol. Todo valdrá más sin merecerlo y las cantidades monetarias se van a ir a las nubes.

Charla técnica

No lo vale. Neymar no vale 222 millones de euros, ni si quiera vale más de 100 millones, tampoco Gareth Bale los valía. El brasileño es un gran futbolista y con muchas cualidades, pero no para superar tanto dinero. Ahora cualquiera pedirá cantidades exorbitantes por sus futbolistas. Insisto, el golpe del París Saint-Germain tendrá un impacto negativo.


Twitter: @DavidDelaGarza_