Terrenos de juego

Osorio, te defendí y me decepcionaste

Durante muchos meses traté de defender el trabajo de Osorio.

Creí y aún creo en sus rotaciones para la Selección Nacional, pero el futbol es más que un solo sistema de juego. Respeto a los técnicos que preparan cada partido con una fórmula diferente, dependiendo del rival, del terreno donde se juega, de la ciudad, de las condiciones, de los jugadores que están enfrente, de los aficionados que asistirán al partido, de la etapa del torneo, del objetivo del equipo. Todo eso que Juan Carlos Osorio echó a la basura para contemplar el partido más importante de su trayectoria con el tricolor, la semifinal ante Alemania de la Copa Confederaciones. 

El sistema rotatorio que implementó el entrenador colombiano sí funciona, pero sólo funciona en un torneo y es en la CONCACAF. Contra los enemigos como Honduras, Trinidad y Tobago, Costa Rica, Panamá, Guatemala, El Salvador e incluso frente al mismo Estados Unidos. Cuando te vas a encarar con escuadras de más bajo nivel o del mismo que el tuyo es viable rotar jugadores. 

Ante potencias mundiales como Alemania o Chile es un soberbio y ridículo error pensar que te va a funcionar ese sistema. La idea de Osorio es buena, es decir, rotar para que los adversarios no sepan como jugarás. Pero se le olvida a Juan Carlos que a selecciones como Alemania o Chile les importa un cacahuate como se pare y planee su enemigo. Saben que con sus habilidades, técnicas, talentos y niveles es suficiente para pararse a jugar ante ellos. 

La vida ya le demostró a Osorio que su pecado más grande fue el subestimar a las potencias. Y que cada partido se debe jugar distinto y no con un sistema diseñado para ensayar. 

Osorio, no te voy a perdonar que hayas dejado en la banca al mejor jugador que tiene México en este momento llamado Carlos Vela, ni tampoco que te hayas olvidado de otro de nombre Oribe Peralta, que ha demostrado históricamente que está hecho para juegos en donde hay que levantarse de las adversidades. 

Si tu egoísmo, orgullo y soberbia no te dejan ver que te equivocaste y eres el responsable de estas dos humillaciones (Frente a Chile y Alemania) es mejor que renuncies, porque tan terco eres que sigues pensado que “merecías más”. 


Twiteer : @DavidDelaGarza_