Terrenos de juego

Llegó

Primer tiempo

Sí hay. Santos Laguna consiguió el primer objetivo trazado para este semestre, la liguilla. Derrotó a su gran enemigo Tigres en el TSM y con ese resultado logró amarrar su pase a la fiesta grande del fútbol mexicano con dos fechas aún por jugar. Ahora buscará mantenerse en el tercer puesto  e incluso pelear el segundo para asegurar los partidos de vuelta en casa.

En el banquillo

Mejor. Hace un año Santos obtuvo un cierre de torneo regular histórico  que concluyó con el campeonato. Hoy el cierre es todavía mejor, los Guerreros sólo han perdido un partido de los últimos nueve disputados y podrían superar la barrera de los 30 puntos que desde el Apertura 2013 no se consigue. Santos discretamente es favorito al título. 

Segundo tiempo

Príncipe. Luis Zubeldía es el autor de este pequeño éxito (la liguilla) de Santos. En las cuatro derrotas del certamen se dijo responsable, aceptó culpas y corrigió errores. Mantiene su estrategia el pie de la letra, sus hombres de confianza (Marche, Izquierdoz, Molina, Araujo, González) son inamovibles pase lo que pase. Felicidades a él por apegarse a sus ideales.

En los vestidores

Acostúmbrense. Entiendo que no termina de gustar el espectáculo que regala el equipo, pero eso no es problema de Zubeldía, a él le dieron esas herramientas para trabajar y ha sabido explotarlas y triunfar con ellas. Esta es una nueva generación de Santos Laguna que será difícil de aceptar pero que no dejará de ser muy competitiva y arrojará resultados. Diría Oswaldo Sánchez...”Es lo que hay”.

Tiempo extra

Ya basta. Lo ocurrido el pasado sábado en el interior y exterior del TSM es grosero. La porra “Libres y Lokos” devastó todo lo que pudo, agredió a aficionados santistas, dañó estructuras del estadio y violentó vehículos. Lo increíble es que se le sigue permitiendo acceso en los estadios de las diferentes plazas de México. La Federación tendrá que poner un duro castigo y tomar severas medidas si quiere evitar resultados trágicos en un futuro.

Charla técnica

Incomparable.  La directiva de los Tigres defiende a sus hinchas y esa protección es la que ha derivado en el pésimo comportamiento de la barra, se llenan de orgullo con sus famosas invasiones pero sabemos perfectamente que a la afición Tigre no le importa su equipo sólo le interesa demostrar que son “La mejor afición de México”  y piensan que con estos actos suman puntos. Ellos no son aficionados, son fanáticos y eso es lo que perjudica al futbol.

 

Twitter: @DavidDelaGarza_