Columna invitada

Aquí nadie sale ganando

El drástico rompimiento que se ha dado entre dos grupos de directivos (no todos dueños ni magnates), tiene a la nonagenaria Liga Mexicana al borde de una de las mayores catástrofes del beisbol profesional mexicano. Y de antemano se los aseguro, aquí nadie, absolutamente nadie sale ganando, todos salen perdiendo, comenzando por el mismo beisbol, los fanáticos, los peloteros y ellos, los que tienen el mango del sartén en la mano.

Algunos directivos de la liga, con décadas en el negocio beisbolero y siendo exitosos y caballerosos en su vida empresarial y familiar, han sido explosivos e irrespetuosos a la hora de tener que negociar acuerdos con quien no piensa o actúa de la misma manera.

Y ese es, queridos amigos, el epicentro de este terremoto beisbolero. Hoy han llegado a la Liga Mexicana nuevos empresarios, igual de amantes del beisbol que los antiguos, pero con ideas modernas y finanzas solidas que les permiten buscar lo mejor para sus equipos, para sus plazas, para sus fanáticos. Y a los de la "vieja guardia", a quienes respetamos profundamente porque gracias a ellos la LMB ha existido cuando menos en las últimas cinco décadas, les ha costado mucho trabajo aceptar las nuevas ideas del beisbol profesional, del beisbol espectáculo.

Dividir la liga no beneficia a nadie. Alguien por ahí me dijo que sin Diablos y Tigres muchas plazas van a sufrir. Y me quedé pensando que es cierto, ambos equipos llenan parques cuando van de visita, pero ¿se han dado cuenta que rara vez llenan sus propios parques ?. ¿Realmente estarán preocupados en la directiva del México de las pobres entradas que han tenido en el Fray Nano los últimos dos años ?. ¿Realmente estarán preocupados los Tigres de jugar casi "en familia" en el Beto Ávila durante gran parte de la temporada?. ¿Que tanto han trabajado las directivas de cuando menos 10 de los 16 equipos de la LMB para llevar más gente a sus estadios?.

El tema de los jugadores México Norteamericanos es solamente el gran pretexto que ha hecho explotar la bomba cuya mecha ya venía encendida desde hace varios meses. Y mientras haya equipos que dependen de los gobiernos locales y estatales con directivos que se creen grandes ejecutivos del beisbol, pero se olvidan que están jugando con dinero ajeno, que podemos esperar.

En toda liga profesional tiene que haber fuertes, medianos y débiles. Los fuertes tienen que trabajar mucho para mantenerse en lo alto, los medianos lo tienen que hacer para buscar convertirse en fuertes y los débiles lo tienen que hacer para solo para mantenerse ahí y quizás algún día dar una sorpresa. Pero entre fuertes, medianos y débiles lo que nunca puede faltar es el respeto y en la última asamblea uno que otro se olvidó de esa palabra.

Llama poderosamente la atención la la postura de los Tigres. Es curioso que hoy defienden a capa y espada la idea de bajar el número de peloteros México Norteamericanos cuando hace tan solo dos años en una carta dirigida al presidente de la liga, cuya copia obra en nuestro poder, el propietario del equipo le sugiere a Plinio Escalante aumentar a 20 equipos en la LMB. Ahí mismo el ingeniero Carlos Peralta sugiere:" Sería positivo respetar a nuestra Constitución Mexicana en donde dice que todos somos mexicanos por nacimiento y/o naturalización y dejar de ser discriminantes, porque aunque nos escudemos en nuestro reglamento de Liga, la realidad es que estamos yendo en contra de la Ley. Por lo que si abrimos esta oportunidad a todos esos jugadores mexicanos, no nacidos en territorio nacional, tendremos más peloteros. Al final los llevamos a los Clásicos Mundiales o representativos nacionales, al grado que en su momento solo algunos han tenido nuestra aprobación para jugar como mexicanos en la Liga, incongruentemente si es que ya son mexicanos". Esta carta fue enviada al presidente de la LMB el 15 de septiembre del 2014.

Hoy no se sabe si habrá temporada 2017. Es tiempo de abogados, demandas, respeto a los estatutos de la LMB. Y quizás se tengan que ir a extra innings y eso, queridos amigos, pone en duda el inicio de la campaña. Insisto, aquí nadie gana, todos salimos perdiendo.

Cual si fuera una tregua momentánea, en los últimos días se ha sentido una muy preocupante y tensa calma en torno al destino de la liga mexicana y sus equipos. Los dos grupos en conflicto han volteado ya sus antenas hacia Nueva York y Florida para mantener informados tanto al comisionado Rob Manfred como al titular de Minor League Baseball, Pat O´Connor, aunque sabemos que ya desde hace varias semanas la presidencia del circuito los mantuvo al tanto del creciente conflicto.

Tras la última y vergonzosa asamblea de la LMB, el medio beisbolero, la prensa especializada y los blogueros oportunistas no han parado de especular. Que si se arreglan, que si habrá dos ligas, que posiblemente no tendremos beisbol este verano. En fin, mientras la tensa calma continúe, las suposiciones seguirán siendo el pan nuestro de los próximos días.

@Braverman_TDN