El Semáforo

El Semáforo

Del amor al odio hay un paso. El ódiame más podría empezar a ser utilizado por la afición del América hacia los jugadores, y es que no nada más es el perder juegos, sino la manera en que éstos se pierden. Es de vergüenza lo que sucedió el sábado en el Azteca ante Santos, una defensa de agua y una delantera que no acierta. En efecto, la culpa es de los jugadores.

Reglamentos van y vienen, códigos de ética, pero ¿quién los respeta? Adeudos, irregularidades, multipropiedad, el caso es que en el futbol mexicano ni los directivos respetan lo que ellos mismos pactan. Oceanografía es un fraude, Puebla no le paga a sus jugadores, lo mismo pasa en Jaguares y Atlas, por cierto este mismo equipo ahora es parte de una multipropiedad con Morelia. ¡Qué desastre!

El Cholo Simeone tiene un equipo bien formado, contundente, que ha tenido que deshacerse de sus grandes jugadores por tratar de mantener a flote las finanzas del equipo, pero han sabido llevar al club a los primeros lugares tanto de la Liga como del continente; algo difícil de lograr porque los recursos de los equipos españoles van para dos conjuntos: el Real Madrid y el Barcelona.

twitter@danielacohenm