El Semáforo

El Semáforo

¡Es tú culpa, no la mía! Así como los niños chiquitos, culpándose unos a otros. Pero ¿quiénes son realmente los culpables de lo presentado por la delegación mexicana en estos Juegos Olímpicos? Todos. Comité Olímpico Mexicano, Conade y las Federaciones. Porque la pelotita puede ir de cancha en cancha, pero de que el deporte depende de cada una de estas instancias, es un hecho. Se necesita estar afiliado a las Federaciones y al COM para poder participar y se necesita de la Conade por el apoyo económico del gobierno. Así que las tres deberían de estar viendo cómo rinden cuentas.

La falta de apoyo, el mutilar un ciclo olímpico es un error. Pero también es cierto que los deportistas mexicanos han dejado mucho que desear. Los clavados, un deporte que en los últimos años había dado medallas o el tiro con arco que tuvo dificultades, pero que la calidad ha sido probada. Por otro lado, hay categorías que se deben medir desde el pasado. Muchos no saben o no consideran que el voleibol solo había participado en México 68, que en nado sincronizado no se llegaba hasta una final desde Sídney 2000. Hay que exigir y evaluar caso por caso.

Con los sabores de las caipiriñas, los ritmos de samba, las montañas que envuelven Río se despiden los XXXI Juegos Olímpicos. Los primeros en Sudamérica con imágenes que marcarán la historia de esta justa. Michael Phelps y sus múltiples oros históricos; Simone Biles, la pequeña que conquistó los corazones en la gimnasia; el hombre más rápido del mundo Usain Bolt, o Katie Ledecky con cinco preseas en la natación. El balance deportivamente hablando es positivo. Ya van 65 récords olímpicos y 24 récords mundiales, más lo que se coseche.

 

twitter@danielacohenm