El Semáforo

El Semáforo

Los equipos llamados “grandes” han quedado a deber en esta Copa del Mundo. Ni Alemania ni Holanda ni Brasil ni la Argentina de Messi, han demostrado un futbol interesante, contundente; no han plasmado el dominio que normalmente tienen, no han lucido en la cancha. El buen futbol se ha ido a los pies de los colombianos, costarricenses y franceses.

La resaca de lo que sucedió el domingo pasado continuará, y es que no ha sido fácil para nadie asimilar que a unos minutos del final, México no consiguió su pase y no por el famoso ya merito ni por “el jugamos como nunca y perdimos como siempre”. En esta ocasión el Tricolor mostró un buen futbol, mentalidad y compromiso distinto. Jugadores, cuerpo técnico y afición merecíamos algo diferente.

De lo mejor de Brasil 2014 es y será la afición verde, esos miles de mexicanos que invadieron Recife, Fortaleza y Natal. Los que nos representaron a los millones que desde casa seguíamos a la selección. Los que entonaron el himno nacional y el “Cielito Lindo”. A los que gritaron “puto” y lo pusieron de moda. Aplausos para el jugador número 12.

twitter@danielacohenm