El Semáforo

El Semáforo

La Copa del Mundo de la desesperación, el coraje y la rabia. En lugar de escuchar las porras y los cánticos, se grita en son de protesta y disgusto. Ahora les tocó directamente a los jugadores de la selección brasileña. Desafortunadamente no serán los únicos, de hecho, no habrá persona que pise territorio brasileño que no perciba el descontentó social, la molestia.

La confianza es la traicionera. Si se confían, mal, y si la pierden, también. El punto es el equilibrio. Para que eso suceda la selección mexicana tendrá que ganar hoy en el Estadio Azteca su partido de despedida. De no ser así, estaremos viendo una vez más cómo el peso termina por sepultar a los jugadores. La clave está en la consonancia, en el orden y claro, comenzar con una victoria.

El mejor jugador mexicano de la última década, Cuauhtémoc Blanco, por fin recibirá un homenaje. Debutó hace 14 años, nos representó en tres Copas del Mundo, anotó 39 goles en partidos amistosos, pero hay recuerdos que no se contabilizan, que no se pueden convertir en estadísticas y números, se llaman gambetas, bicicletas, pero la más especial: la cuauhteminha.

twitter@danielacohenm