Desde la Grada

¿Qué pasará con el Puebla en el Clausura 2014?

El equipo de La Franja se asoma a un nuevo torneo con ciertos aires de esperanza por la continuidad del técnico y buena parte del plantel, pero eso mismo siembra dudas en una afición que no se ilusiona demasiado tras haber cumplido cuatro años sin clasificar a una liguilla por el título. Las últimas, aquellas dos seguidas con 'Chelís', sus canteranos, sus veteranos y sus refuerzos que llegando con perfil bajo dieron un gran rendimiento.

Pero volteando a ver sólo la etapa reciente y el cambio Lapuente-Romano, se ve un plantel bastante limitado, que aunque pudiendo hacer un cuadro titular competitivo para 'la fiesta grande' se ha quedado fuera por la falta de profundidad en el banquillo y lo que ello provoca: falta de competencia interna y de presión por mejorar partido a partido.

Manuel Lapuente prometía traer la mística ganadora y el buen futbol ofensivo que hiciera de nuevo protagonista al Puebla, pero con el paso de las semanas la situación fue cambiando y volviéndolo un equipo canchero, que trataba de atacar a través del balonazo y las segundas jugadas en campo rival. La otra era el contragolpe contra equipos más dinámicos. Y en ocasiones funcionó, pero no lo suficiente y tras un mal inicio en el Apertura 2013, Manolo fue cesado.

Con Rubén Omar Romano y más aún con la llegada de Carlos Sánchez a medio torneo, el equipo mejoró un poco. Borja en un nivel muy bajo y el de Moreno decayendo conforme avanzaba la temporada.

Un equipo que terminaba fundido por el desgaste que hacía – y para colmo sin productividad ofensiva – pero que sin una banca confiable hacía que el técnico a veces hasta se guardara los cambios. Ahora no ha sido positiva la venta de Diego De Buen tras su gran torneo y la variable a favor rendimiento/juventud, pero eso permitió buscar un refuerzo extranjero importante – a falta de concretarse Maidana o el delantero – y mejorar a los suplentes.

Se mantiene Villalpando con cada vez mayor confianza y experiencia. Mejora la defensa que había sido muy endeble, por las desubicaciones de Lacerda o el bajo nivel de Chávez, el segundo recibe otra oportunidad y tendrá competencia de su nivel para no distraerse en jugadores como De Luna o De la Barrera.

Orozco y Álvarez deberán ser los otros titulares en línea de tres, siendo ambos buenos futbolistas, el estadounidense probado aquí mismo y Uriel ya comandando la defensiva de Morelia y Chiapas con calificación aprobatoria los últimos torneos.

Óscar Rojas deberá ser un poco más que cumplidor, ya que sus aportaciones al ataque han sido bastante espesas. Mientras que Beasley deberá recuperar su nivel jugando con asiduidad previo al Mundial, el cuál puede ser su cuarto y último, será importantísimo cómo se pueda conectar con Iván Bella que es totalmente una incógnita. Si no funciona terminará en el banco y el equipo con otro esquema, pero si lo hace, será importante el recorrido que tiene, el buen toque que le caracterizó en sus inicios y la competitividad como buen argentino.

Noriega con aportaciones más ofensivas desde su regreso al club comandará el medio campo junto a otra de las dudas, Alan Zamora, quién no ha despuntado en su carrera por falta de regularidad. Ser la salida del equipo y conexión entre líneas, una posición clave para Romano que si no funciona podrá ser relevado por Paco Torres retrasando un poco más al capitán al inicio de la jugada. De ahí ayudar al que es el jugador más valioso, Carlos Sánchez, con el fuelle y determinación para atacar y defender los 90 minutos, además tiene gol. Mucho dependerá el Puebla de que el pelón mantenga el nivel.

Arriba Matías Alustiza, tendrá más acompañamiento con Bella o en su caso de Juan Carlos Cacho o el posible fichaje extranjero y eso es justo lo que necesita. Tiene un enorme talento y lo ha demostrado en ocasiones, parece que está comprometido y se va acoplando al futbol mexicano, este debe ser su torneo de consolidación como figura y ya dejar de ser solo un 'agitador de juego' o sino sería mejor aceptar una de las jugosas ofertas que llegan por él.

Se tienen un poco más de opciones, parecen ser los jugadores que Romano necesita para su idea, a falta de la última contratación. Sigue pesando la incertidumbre pero con la continuidad de Rubén Omar, parece que el equipo jugará mejor. Ojalá lo mismo digan los resultados y se alcance de nuevo liguilla y protagonismo.