Desde la Grada

El Momento de Thiago

En el círculo de aficionados culés siempre se hablaba de dos promesas de La Masía que respaldarían lo que ya estaban haciendo Messi, Xavi, Iniesta, Piqué, se trataba de los hijos de Mazinho, ex jugador del Celta de Vigo y campeón del mundo con Brasil en 1994 que se quedó a vivir en España y terminó por llevar a sus hijos como padre y representante al fútbol profesional. Thiago y Rafael Alcántara.
Thiago, es el mayor, próximo a cumplir 23 años. Por accidente prácticamente nació en Italia, pero vivió en España toda su vida, teniendo tres nacionalidades a elegir, quedándose finalmente con La Roja tras haber pasado por todas las selecciones juveniles y finalmente ha debutado ya con la mayor a las órdenes de Vicente Del Bosque. Sus Botas de Oro y de Plata en dos Europeos Sub-21 ya avalaban su calidad y además lo poco que jugaba con el Barcelona dejaba rastro de su capacidad.
El que lo debuta es Pep Guardiola, en los últimos partidos de su primera temporada. Y poco a poco lo empieza a poner en el primer equipo, pero el problema fue siempre que tenía pocas oportunidades detrás de Xavi, Iniesta o hasta Keita y la posterior llegada de Cesc Fábregas. Con Tito Vilanova y Jordi Roura la situación no hizo más que empeorar y el ítalo-brasileño-español puso firme postura en salir del club. Y ¿quién más para reclutarlo y darle la confianza que necesitaría sino quién lo debutó? Pep se lo llevó al Bayern con la complacencia de la directiva del Barça y ahora Thiago vive el momento más dulce de su carrera y con todas las opciones de seguir en ascenso.
Tanta confianza gozó que es el quinto que más cobra en la plantilla, con 8 millones de euros por temporada, uno más que Robben y 3.5 más que Kroos, jugador que con mucha razón pide un aumento de salario y protagonismo, pudiendo volverse el mejor socio de Thiago en la zona de creación, pero ese es otro tema.
Guardiola lo probó como contención clavado para una salida limpia, pero esa es una posición riesgosa para él sino tiene a un escudo detrás y al final ha sido para sorpresa de todos excepto para Pep, que Philip Lahm ha sido el que se ha encargado de jugar por delante de los centrales. Entonces Thiago, tras superar además una lesión de siete semanas, se ha convertido en el bastión del medio campo del Bayern en una plantilla dónde ya estaban Toni Kroos, Bastian Schweinsteiger, Javi Martínez, el mismo Lahm y uno que se tuvo que ir, Luis Gustavo. Además otros que bajo este esquema juegan más abiertos o adelantados como Robben, Ribéry, Gotze o Muller. Con todos ellos combina bien Alcántara, ya que además todos lo buscan y obviamente más desde la salida tanto centrales como laterales, porque está siendo muy preciso en cuanto a la zona dónde mover el balón, tanto la precisión y rapidez para ejecutar. Es el hombre que más toca el balón no sólo en el Bayern, sino en toda la Bundesliga y se acercará pronto a Xavi o Busquets para serlo de Europa.
Ya no sólo es el jugador descarado en ataque, sino que es sobrio a la hora de decidir lo mejor para el equipo en las jugadas, para sostener, para atacar o para guardar el esférico. Y además guarda ese talento para hacer ese tipo de goles como la media tijera que le hizo al Stuttgart, un portento de remate.
Thiago, está siendo un jugador determinante en el mejor equipo del mundo y esa debería ser razón suficiente para que Vicente Del Bosque lo convoque y lo haga jugar con la Selección Española en los amistosos previos y en el mismo Mundial. Más aún, cuando hay ocasiones dónde está pesando la velocidad en el juego a los Xavi Hernández o Xabi Alonso. Más que él necesitar el Mundial, España lo necesita en el mismo.
Habrá que platicar en otra ocasión del despunte que está teniendo y puede tener aún, su hermano 'Rafinha', cedido por el Barça en la actual temporada en el Celta de Vigo.