Desde la Grada

Cristiano...es de oro

EEl portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo, ha conquistado su segundo Balón de Oro, premio que lo acredita ante la FIFA como el mejor jugador del mundo en el año 2013.
Su año en lo individual ha sido bestial, haciendo goles por todos lados, consiguiendo mayor regularidad en el segundo semestre, siendo el referente siempre que juega tanto de su equipo como de su selección. Sin duda, se le puede reprochar que no pudo ganar ningún trofeo, excepto la distinción como goleador de la Champions League 2012-13. Con el Madrid no pudo llevarse la Liga que le arrebató el Barça con récord de puntos, tampoco la Champions que la monopolizaron los alemanes Bayern y Dortmund y tampoco la Copa del Rey donde el Atlético de Madrid lo venció en su propia casa y después de 14 años.
Mientras que a pesar de que cuando estuvo hizo lo que sabe hacer y sus promedios fueron extraordinarios, Lionel Messi pasó mucho tiempo lesionado y no podría llevárselo, aunque sí ha sido justa su nominación en la terna.
Franck Ribéry se erigió entonces como el gran candidato tras consagrarse campeón de absolutamente todo lo que jugó - excepto la Supercopa Alemana - con el Bayern Munich, rey de Alemania, Europa y del Mundo. No es un jugador goleador ni que ponga siempre la última asistencia pero sí el que lleva el peso del equipo y referente a la ofensiva aunque no tan indispensable como los 'populares' Messi y Cristiano en sus equipos.
Por números individuales Cristiano y por títulos colectivos Ribéry quedaron como los candidatos más fuertes. Ni Portugal ni Francia pudieron clasificar directo a Brasil 2014, un hándicap que ante otro rival habría pesado, pero que terminó siendo oportunidad. Hasta entonces el francés llevaba ventaja pero aunque ambos clasificaron al Mundial, fue CR7 el que fue más determinante para su selección. Ronaldo queda ya a la altura de los alemanes Franz Beckenbauer (1972 y 1976) y Karl-Heinz Rummenigge (1980 y 1981), el inglés Kevin Keegan (1978 y 1979), el brasileño Ronaldo Nazario (1997 y 2002) y de Alfredo Di Stéfano (1957 y 1959), que lograron también dos reconocimientos y uno por debajo de los holandeses Johan Cruyff (1971, 1973 y 1974) y Marco van Basten (1988, 1989 y 1992) y el francés Michel Platini (1983, 1984 y 1985), que obtuvieron tres a lo largo de su carrera. Messi, con cuatro (2009, 2010, 2011 y 2012) permanece como el dominador absoluto.
Al final con mucha sorpresa para algunos y confirmación para otros los votos quedaron así: Cristiano Ronaldo 27,99% de los votos, Leo Messi con el 24,72% y Ribéry con el 23,36%.
Si ya se tiene suficiente con la polémica dentro del campo, para qué hacer que un premio también la tenga. Los votos de capitanes y técnicos sesgan la votación haciendo notorios ciertos favoritismos hacia amigos, compañeros o compatriotas. ¿Qué debería hacer la FIFA para hacer esto más justo? Volver al sistema de France Football donde sólo votaban los periodistas que se muestran más imparciales - en ese caso habría ganado Ribéry - y pudiera ser que mantener a los seleccionadores nacionales.
¿Y el aficionado? Pues dejar de darle tanta importancia como si fueran títulos y disfrutar de la calidad inmensa de éstos jugadores y muchos más que quedaron fuera de la terna, la situación ya no cambia, se consagró de nuevo un Cristiano de Oro.