De 2 a 3 caídas

¿Qué viene para Atlantis y Último Guerrero?

La lucha de máscaras entre Atlantis y Último Guerrero en el 81 aniversario del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) ha quedado atrás.

Las páginas de la historia de la lucha libre de nuestro país registraron el triunfo del ídolo de los niños y la caída del último de su estirpe en una Arena México llena hasta las lámparas.

Sin embargo, tras el encuentro épico de estas dos figuras ¿Qué viene para  Atlantis y Último Guerrero?

Atlantis fue el gran ganador del 81 aniversario del Consejo Mundial de Lucha Libre, su identidad sigue siendo una incógnita y desenmascaró a su rival con la llave de sus grandes triunfos, la Atlántida.

Sus 31 años de trayectoria lo respaldan y sin duda alguna es el luchador estandarte de la serie y estable. Le ha sido fiel a la empresa y se ha mantenido por mucho en los planos estelares.

La máscara ganada al Último Guerrero se une a las del Villano III, Kung Fu, Mano Negra, Talismán, Hombre Bala y Tierra Viento y Fuego.

Tras el triunfo sobre su antiguo compañero, cronistas, quienes escriben sobre lucha libre y aficionados, coinciden que el luchador técnico elevó su estatus al de: Atlantis leyenda.

Ha acumulado experiencia a lo largo de los años y conservar la identidad sumado a la cantidad de máscaras importantes ganadas lo coloca ya dentro de un cúmulo selecto de grandes figuras de la lucha libre de nuestro país.

Pero ¿cuánto tiempo más le queda a Atlantis dentro de la lucha libre?, ¿Dos años?, ¿Cinco años? Honestamente es una respuesta que sólo al luchador le toca responder.

¿Podría apostar nuevamente la máscara? El técnico declaró ya que no le gustaría volver a apostarla, sin embargo, en el mundo de la lucha libre nada está escrito.

Lo que es un hecho es que se ha mantenido bien físicamente durante todo el trayecto de su carrera y prueba de ello fue la manera en cómo llegó a la lucha de máscaras contra el Último Guerrero.

Aunque aún hay Atlantis para rato dentro de la lucha libre, hay que señalar que se enfila ya a la recta final de una carrera plagada de triunfos entre campeonatos y máscaras ganadas.

Alumno de Cuauhtémoc el Diablo Velazco, forjador de grandes luchadores, y originario de Guadalajara, Atlantis ha escalado dentro de la lucha libre todo los estatus anhelados por un gladiador: estrella, ídolo y figura.

Gracias a la carrera que ha mantenido hasta ahora, llena de éxitos, me atrevo a decir que Atlantis se retirará con máscara dentro del Consejo Mundial de Lucha Libre, como un luchador de los grandes, como una leyenda.

Del lado del Último Guerrero. Primero hay que señalar la calidad deportiva con la que aceptó la derrota reconociendo que Atlantis fue mejor, entregando la máscara como un caballero, como un verdadero deportista, lo que demuestra porqué es un luchador de otro nivel.

Ahora bien, José Gutiérrez Hernández, es un luchador de calidad y sus 26 años de trayectoria lo respaldan.

Sin embargo, el originario de Gómez Palacio, Durango, tendrá que enfrentarse a uno de los mayores retos de su carrera: ser bien recibido por la afición y triunfar ahora con el rostro al descubierto o perderse en el abismo del olvido sin la máscara.

Ahí están los casos de quienes después de perder la tapa han caído en el abismo: Máscara Mágica, Mictlán, Lizmark Jr, Black Warrior; y aquellos que escalan nuevamente el éxito sin máscara: Shocker, Rey Bucanero, Sangre Chicana, por mencionar sólo algunos.

Aunque el Último Guerrero tiene este importante reto enfrente, su calidad como luchador lo avala sobre el cuadrilátero.

Ha sido dos veces campeón universal del Consejo Mundial de Lucha Libre, ha formado parte de las mejores tercias como los Guerreros Infernales o los Guerreros de la Atlántida, multicampeón, es el luchador que enfrenta a los gladiadores extranjeros que llegan a la empresa y es una figura dentro de la misma.

Es un luchador fuerte, experimentado, aguerrido, que siempre va hacia adelante y que se ha ganado el respeto de los aficionados a pesar de militar en el bando rudo.

Ha caído, es verdad, pero es sólo eso, una caída, ahora tendrá que hacer honor a su nombre y levantarse como un guerrero y seguir adelante.

La calidad del Último Guerrero lo respalda para no quedarse en el camino, no perderse en el olvido y volver a triunfar ya sin máscara.

Aquí entra la afición, el monstruo de mil cabezas, que lo olvide, que es poco probable, o lo encumbre nuevamente, que es lo más seguro.

Ya demostró por qué es un luchador de otro nivel, ahora tendrá que escalar nuevamente hacia el éxito como lo que es, un guerrero, el último de su estirpe.

 

cuachara_luchagor@hotmail.com