De 2 a 3 caídas

El retiro de un luchador

Ingresar al mundo de la lucha libre es una labor ardua, sin embargo la dificultad no está en ingresar a este rudo deporte, sino en dejarlo.

Todo aquel luchador que ingresa al pancracio nacional tiene muy presente sus primeros entrenamientos, sus maestros y la fecha de su debut.

Sin embargo, invadido por la fiebre de la lucha libre, no pasa por su cabeza la fecha o el tiempo de su retiro, situación que en algún momento de su carrera tendrá que darse.

¿Cuál es el momento idóneo para que un luchador se retire por completo de los cuadriláteros?

Hay varios factores que orillan al luchador al retiro, el primero, indudablemente es la edad, el tiempo le pasa la factura al luchador y el desempeño al final de su carrera de ninguna manera es el mismo que el del inicio.

Otro de los factores son las lesiones que sufren los gladiadores sobre el cuadrilátero. Muchas veces hemos mencionado desde estas líneas que los luchadores saben cómo suben al ring, pero no saben cómo van a bajar.

Una fractura, una lesión, un mal golpe, una mala caída o una salida entre segunda y tercera cuerda pueden ser la causa para que los luchadores abandonen en definitiva los cuadriláteros.

Mermada su condición física y al no poder responder físicamente debe alejarse de la lucha libre.

Para ello, la preparación física tiene que ser al cien por ciento para soportar todos los embates de los rivales dentro del enlonado.

La tercer causa para que un luchador deje la lucha libre en definitiva es perder la vida sobre el ring, ante esto no hay nada que hacer. Y de ello, hay un par de ejemplos en la lucha libre de nuestro país, Sangre India y el más conocido de todos, el de Oro, una joven promesa del pancracio que desafortunadamente perdió la vida en un encuentro sobre el cuadrilátero.

No sólo se trata de ingresar al rudo deporte de la lucha libre, sino mantenerse y alcanzar con trabajo, esfuerzo, constancia, dedicación, disciplina, sangre, sudor y lágrimas el estatus de estrella, ídolo y figura.

Sin embargo, hay luchadores han llegado al límite de sus facultades físicas, la edad los ha rebasado y aún así continúan dentro del entarimado.

El principal motivo para el retiro ahí está, la edad, y sin embargo no lo hacen, se siguen presentando en distintas funciones.

Desconocemos los motivos que los obliga a nadar contra corriente y continuar dentro del pancracio, quizá el económico sea uno de ellos.

Sin embargo, un luchador debería ser recordado por la afición en plenitud de sus facultades con un rendimiento aceptable y no arrastrando la cobija sobre el ring.

Con el debido respeto, luchadores como Super Muñeco, Super Ratón y Super Pinocho, son ejemplo de luchadores que la edad los ha rebasado y aún siguen dentro de la lucha libre.

El trío fantasía se ha presentado en Pachuca, y en el caso de Super Muñeco se nota que no ha podido superar las lesiones, y los movimientos de sus compañeros son demasiado lentos.

Otro ejemplo es el legendario Mil Máscaras, calidad y clase la tiene, pero la edad le ha pasado factura.

Es una leyenda viviente y como leyenda debería ser recordado. La ocasión en que vino a Pachuca, los aficionados le reprochaban la lentitud de sus movimientos.

Estos son solo unos cuantos casos, pero hay muchos dentro de la lucha libre de nuestro país. Situación similar a quienes sufren lesiones y aún así siguen sobre las doce cuerdas.

Mencionábamos que la preparación física es un tema importante dentro de la lucha libre.

En este caso, hay luchadores que ya son consagrados, de edad avanzada, pero gracias a la preparación física, el cuerpo aún les da para dar cátedra sobre los cuadriláteros.

Tenemos el caso del príncipe Maya, Canek, que aunque es contemporáneo de Mil Máscaras, se mantiene en una muy buena forma física y aún tiene batería para continuar sobre el ring.

También está Black Terry, Negro Navarro y Solar, que aunque son de la vieja guardia, el mantenerse bien físicamente les ha permitido seguir vigentes no solo sobre el enolonado sino en el gusto de la gente.

Volvemos a la pregunta del principio ¿cuál es el momento idóneo para que un luchador se retire por completo de los cuadriláteros?

Desde el punto de vista de quien escribe estas líneas, considero que en el momento en el que un luchador siente que el desempeño físico no es el mismo, debería considerar seriamente dejar la lucha libre y dar paso a las nuevas generaciones.

Lo mejor le puede pasar a un luchador es ser recordado en plenitud sobre los cuadriláteros y no arrastrando el nombre que tanto trabajo le costó construir.

cuachara_luchagor@hotmail.com