De 2 a 3 caídas

Si me preguntaran qué me gustaría ver

Si me preguntaran qué me gustaría ver en la lucha libre de nuestro país respondería así.

Me gustaría ver una invasión de luchadores de la Triple A al corazón del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), la Arena México.

Que llegaran un viernes a la catedral de la lucha libre el Mesías, Pentagón Jr, el Texano, Psycho Clown, Fenix, Drago, la Parka, el Zorro, el Hijo del Fantasma, Jack Evans, Angélico y Australian Suicide.

Que llegaran a retar a lo mejor del Consejo Mundial de Lucha Libre y al ring salgan Último Guerrero, Atlantis, Shocker, Rey Bucanero, Rush, la Máscara, Bárbaro Cavernario, Felino, Volador Jr y Hechicero.

Que haya una campal de los luchadores de ambas empresas sobre el ring sagrado de la Arena México y en las gradas.

Que sea la locura total de la afición tras la sorpresa. Algo que solo ha sucedido en una ocasión en la lucha libre de nuestro país y vendría bien que se repitiera.

Y que después de esto se montaran tres funciones en tres magnos eventos: uno en la Arena México, otro en una sede que defina Triple A y una más en un sitio neutral con lo mejor de cada una de las empresas.

Que los jerarcas que ambas compañías dejen a un lado los egos y que el único ganador sea el aficionado con tres carteles que abarroten las tres funciones.

Que los únicos ganadores sean los aficionados al ver una combinación de carteles que jamás habrían imaginado.

Si me preguntaran qué me gustaría ver en la lucha libre de nuestro país respondería que la lucha de máscara contra máscara entre L.A. Park y Dr. Wagner Jr.

Que sea una lucha en la Arena Ciudad de México respaldada por luchadores independientes y del Consejo Mundial de Lucha Libre.

Que previo a la lucha de máscaras L.A. Park y Dr. Wagner Jr. hagan una gira por las principales arenas y plazas de nuestro país para calentar la magna función en donde uno de los dos apostará la máscara.

Que el día de la lucha haya un gran cartel, que el lleno en la Arena Ciudad de México sea total y que la gente tenga acceso libre para ver en encuentro a través de internet.

Que sea un mano a mano de poder a poder con lucha a ras de lona, llaveos, contrallaveos, castigos, golpes, lances, máscaras rotas, sangre, entrega de ambos luchadores.

Que la afición disfrute cada movimiento de su luchador favorito, y sí, nuevamente, que quien salga ganando con este encuentro sean finalmente todos los aficionados.

Si me preguntaran qué me gustaría ver en la lucha libre de nuestro país respondería que un cartel-homenaje a los luchadores consagrados del circuito independiente en la Arena México.

Sí, que haya un encuentro de luchadores independientes que hicieron historia en un viernes de la catedral de lucha libre.

Que ese cartel esté integrado por luchadores como Canek, Negro Navarro, Pirata Morgan, el Satánico, Solar, Mil Máscaras, Black Terry, Fuerza Guerrera, el Dandy.

Que este cartel esté reforzado con lo mejor de los jóvenes luchadores independientes.

Que sean luchas de mano a mano, en parejas y de tercias en un viernes de la Arena México con un inmueble abarrotado porque en el circuido independiente también hay calidad y de sobra.

Hay muchos luchadores independientes que integran distintos carteles pero integrarlos en uno solo sería una apuesta atractiva.

Nuevamente quienes saldrían serían los aficionados que se den cita en el inmueble de la colonia Doctores de la Ciudad de México.

Si me preguntaran qué me gustaría ver en la lucha libre de nuestro país respondería que las luchas en mano a mano ganaran más espacio en los carteles.

Estamos acostumbrados a ver luchas de tercias en las funciones en donde se desperdicia demasiado talento con seis luchadores en un mismo cuadrilátero.

Hay poco tiempo para ver la calidad y potencial de cada uno y las tres caídas son insuficientes para ver un encuentro de dos luchadores que sea de interés para la afición.

Los encuentros de mano a mano vendrían no solo a refrescar los carteles de lucha libre de nuestro país sino permitiría a los aficionados apreciar la calidad de los luchadores.

En un mano a mano simple y sencillamente se definiría quién es el mejor luchador sobre el cuadrilátero.

Un mano a mano vendría ser un reto para los gladiadores pues su triunfo no dependería de otros como en las luchas de tercias sino de ellos mismos.

Y sí, otra vez, los ganadores serían los aficionados que verían un verdadero encuentro entre dos luchadores que lo único que persiguen es la victoria.

Si me preguntaran qué me gustaría ver en la lucha libre de nuestro país respondería eso, pero nadie me lo ha preguntado.

cuachara_luchagor@hotmail.com