De 2 a 3 caídas

El luchador favorito de la afición

¿Por qué tenemos uno o varios luchadores favoritos?, ¿por qué determinado luchador, y no cualquiera, es nuestro luchador favorito?, ¿qué nos atrae de un luchador para que sea, sí, nuestro luchador favorito?

En primer lugar un elemento fundamental para que un luchador se convierta en el consentido de la afición es el carisma que muestra sobre el cuadrilátero.

El carisma es ese don de un gladiador en forma de llave que encaja en la cerradura de la afición para hacer una combinación perfecta.

Es un click entre el luchador y los aficionados que hace que estos últimos le entreguen su cariño y apoyo por completo en cada lucha, en cada cartel, en cada presentación.

Son pocos los luchadores que cuentan con el carisma para enganchar a la afición y ganarse su apoyo de manera inmediata.

Pero hay más elementos por los cuales un luchador se convierte en nuestro favorito y uno de ellos es la calidad que muestra sobre el ring.

Sin duda alguna un buen desempeño dentro del cuadrilátero con llaves, contrallaves, castigos, combinados con la entrega, hace que los aficionados volteen a ver y a apoyar a determinado luchador.

Un buen accionar sobre el enlonado siempre se agradece y un luchador de calidad puede ganarse la afición con todos sus conocimientos derrochados entre las doce cuerdas.

El estilo del gladiador es otro elemento para convertirlo en nuestro favorito y apoyarlo de principio a fin.

Hay aficionados que gustan del estilo aéreo, vuelos, lances, acrobacias dentro y fuera del ring.

Sin embargo, hay a quienes les gusta el llaveo y contrallaveo a ras de lona; o hay a quienes les agrada el estilo fuerte de los luchadores independientes llamado ‘strong style”. Como reza el dicho, en gustos se rompen géneros.

Aunque pareciera un poco banal, pero la presentación de un luchador también juega un papel importante para convertirse en el favorito de los aficionados.

Es decir, el cuidado que tenga el luchador tanto de su físico como en su indumentaria a la hora de subir al cuadrilátero.

Un gladiador con un físico bien trabajado, una vestimenta pulcra e incluso máscara atractiva puede hacer que lo convierta en un luchador favorito de la afición, sobre todo de las damas.

Ahora bien, la racha de triunfos del luchador también puede llamar la atención de los aficionados para transformarlo en su favorito.

Y van desde los triunfos constantes sobre sus rivales o los triunfos en donde están de por medio campeonatos, máscaras o cabelleras.

El bando en el que se desempeñan también influye en el gusto de los aficionados; hay quienes apoyan a los técnicos a muerte y hay quienes están de lado de las rudezas.

Un buen detalle del luchador al bajar del ring también hace click con los aficionados: ya sea que se detenga a tomarse una fotografía, que firme un autógrafo en la máscara o en la playera o simple y sencillamente un saludo.

La entrega en el ring de parte de un luchador, rifarse el físico, dar el extra, sangrar, tener un desgaste impresionante pero aún así continuar luchando hace que los aficionados reconozcan el esfuerzo del gladiador colocándolo en el apartado de favorito.

La juventud del luchador puede ser también un elemento por el cual los aficionados lo conviertan en su favorito; pero también por otro lado la experiencia de un gladiador puede convertirlo en el favorito de los aficionados.

¿Pero qué hace un aficionado cuando tiene un luchador favorito?, ¿de qué manera demuestra que tal o cual luchador es su favorito?

De entrada acude a las arenas en los carteles en los que se presenta para brindarle su apoyo desde las gradas; sigue sus luchas por televisión y está informado sobre sus presentaciones, triunfos y fracasos.

La muestra más clara de que el luchador se ha convertido en favorito se refleja en las máscaras suyas que lleva la afición a la arena, las playeras o los souvenirs.

Los aficionados corean su nombre en la arena, lo apoyan, abuchean a su oponente, se emocionan y sufren en cada presentación.

Acuden a las firmas de autógrafos, adquieren las revisas en las que salen y coleccionan posters y máscaras del luchador que han convertido en su favorito.

Lo apoyan en las buenas y en las malas, en sus triunfos sobre los rivales y en los fracasos al caer ante sus oponentes.

Los aficionados pueden tener no uno sino dos o varios luchadores favoritos ya sea por su carisma, estilo o bando en el que militen.

Rudo, técnico, con calidad, experiencia, joven, carismático, con entrega, consagrado, pero la afición tiene

siempre a un luchador favorito, ese que apoyará fielmente en todo momento.

 

cuachara_luchagor@hotmail.com