De 2 a 3 caídas

¿Cómo recuerdan a su luchador favorito?

La carrera de un luchador la componen momentos de gloria, de derrotas, de llegadas a la cumbre y de caídas.

Sin embargo, hay momentos que marcan la carrera de los luchadores. Momentos que serán recordados para siempre por los aficionados.

Cien Caras, el Dinamita mayor, fue un rudo natural que alcanzó los sitios estelares gracias a su calidad y carisma.

El momento que marcó su carrera no fue el hecho de perder la máscara y con ello alcanzar la idolatría ruda sino aquel guitarrazo que le propinó al Rayo de Jalisco Jr. al llegar al ring la lucha de máscara contra máscara.

El estilo rudo de Cien Caras lo llevó a arrebatarle la guitarra a uno de los mariachis en el ring y estrellarla en la cabeza del Rayo de Jalisco J. justo antes de ingresar al cuadrilátero.

Sin duda alguna una de las máximas figuras, sino es que la máxima figura de la lucha libre de nuestro país El Santo es recordado no solo por su calidad sobre el enlonado.

El incursionar en el cine de luchadores marcó la carrera del enmascarado de plata quien en séptimo arte no solo enfrentó a rivales en el ring sino también a momias, mujeres vampiro, hombres lobo, extraterrestres, fuerzas del mal y organizaciones criminales.

Si por algo se recuerda al Santo es por esas cintas adelantadas a su época y que la televisión mantiene vigentes hasta nuestros días.

Canek, el príncipe maya, no solo fue una figura de la lucha libre de nuestro país allá en la época del Toreo de Cuatro Caminos en el terreno independiente.

La carrera de Canek quedó marcada al levantar a André el Gigante en el Toreo de Cuatro Caminos, un luchador que lo superaba en estatura y tonelaje.

Atlantis ha tenido una carrera llena de éxito dentro del Consejo Mundial de Lucha Libre. Ha defendido su máscara en varias ocasiones.

Sin embargo, a Atlantis será recordado por la lucha de máscara contra máscara ante el Villano III. Una lucha por demás dramática y sangrienta. La afición estaba de lado del Villano III, sin embargo, con una variante de la quebradora ganó la  que es quizá la máscara más importante de su carrera como luchador profesional.

Si hay un luchador que será recordado por su castigo conocido como la lanza, por sus luchas sangrientas, por sus rudezas, su carisma y la idolatría que alcanzó a pesar de estar en el bando rudo ese es el Perro Aguayo.

Hay dos luchadores que serán recordados por la rivalidad que tuvieron en los años 90 en distintas plazas del país.

La afición esperó la lucha de máscara contra máscara que nunca llegó. Hablamos del amo de los ocho ángulos, Octagón y el mosco de la merced, Fuerza Guerrera.

Hablar de uno obliga de inmediato hablar del otro. Nunca sabremos quién pudo haberse quedado con la máscara del rival.

El Cavernario Galindo fue un luchador que impuso una época de rudezas en los cuadriláteros de nuestro país. Deshacía a sus rivales dentro de las doce cuerdas. Sin embargo, uno de los hechos por el que será recordado fue en la lucha en la que su oponente subió con una víbora enorme al cuadrilátero y la aventó al Cavernario Galindo y éste no solo no se inmutó sino que mordió a la serpiente ante el asombro de los aficionados.

Mil Máscaras es un luchador internacional en toda la extensión de la palabra. En palabras de mismo gladiador ha luchado en los cinco continentes en una infinidad de países.

Pero Mil Máscaras será recordado como el primer luchador enmascarado en el Madison Square Garden cuando las mismas reglas deportivas de Estados Unidos lo prohibían.

Aunque Pierroth vivió dos etapas de su carrera, primera con máscara y después sin ella, será recordado como lo que fue: un rudo natural, con carisma, un provocador de la afición, estrella, figura e ídolo aún militando en el bando rudo. De los pocos rudos naturales que ha dado la lucha libre de nuestro país.

El Satánico, un rudo nato por naturaleza, no solo será recordado por su calidad dentro de los cuadriláteros sino por la creación de la tercia de Los Infernales en donde siempre fue líder.

Y si decimos que será recordado por Los Infernales conformada en un principio por el Satánico, Pirata Morgan y Ms-1, es porque fue cambiando en varias ocasiones siempre con el Satánico como líder y de la que salieron muchos de los que hoy son estrellas de la lucha libre de nuestro país, sin ir más lejos el Último Guerrero.

La carrera de Villanos y Brazos quedó marcada y será recordada por la lucha de máscara contra máscara entre ambas agrupaciones allá en Monterrey en donde los Villanos darían a conocer el rostro de los Brazos.

¿Y usted cómo recuerda a su luchador favorito?

cuachara_luchagor@hotmail.com