De 2 a 3 caídas

Cuando el futuro nos alcance

Ficción. Vengo del futuro. No es un futuro lejano, pero han pasado muchas cosas en ese futuro que jamás pensaríamos que sucederían en la lucha libre y vengo a contarlas.

¿Recuerdan la lucha estelar pactada para el 25 aniversario de Triple A? ¿Recuerdan que a la llegada del Vampiro Canadiense hubo muchos cambios en los carteles a la hora de la función?

Pues en Triplemanía XXV, con una Arena Ciudad de México a reventar, ya con Dr. Wagner Jr y Psycho Clown en el centro del ring para la lucha de máscara contra máscara a punto de iniciar apareció el Vampiro Canadiense para decir que Triple A marcaría la historia de la lucha libre. Y lo hizo.

El vampiro le dijo a ambos luchadores que no sería un mano a mano sino una lucha de tres esquinas con una máscara más en juego. Que el primer luchador que ganara la lucha salvaría la máscara para dejar a los otros en un reto directo de máscara contra máscara.

Entonces apareció L.A. Park y la Arena Ciudad de México estalló. Subió al ring, sonó el silbato y sin esperar un solo segundo Psycho Clown le aplicó un paquete para el conteo de tres segundos del Hijo del Tirantes y así salvar su máscara.

Dr. Wagner Jr quedó perplejo, no lo podía creer y los aficionados gritaban eufóricos desde sus asientos.

La tan esperada lucha de máscara contra máscara entre los dos luchadores más importantes de la lucha libre de nuestro país por fin se daría en Triplemanía XXV: Dr. Wagner Jr frente a L.A. Park.

Solo les contaré, porque tendrá que verla cuando suceda, que fue una lucha épica, que duró más de 30 minutos, que hubo castigos, llaves, contrallaves, golpes, máscaras rotas, sangre, con un final por demás emocionante, digno de los 25 años de vida de Triple A.

El luchador perdedor cayó con la cara al sol, como un grande, la afición lo arropó y como caballero se despojó de la máscara para entregarla a su rival en medio de un ambiente increíble que jamás se volverá a repetir.

Fue algo verdaderamente histórico para la lucha libre de nuestro país. Triple A dejó en lo más alto la celebración de su 25 aniversario.

¿Se acuerdan que el Consejo Mundial de Lucha Libre le abría sus puertas a los independientes a cuentagotas?

Pues no sé qué habrá sucedido, si alguien les abrió los ojos a los jerarcas pero por una larga temporada la empresa le abrió completamente sus puertas a lo mejor de los luchadores independientes.

Y así una noche en la que se enfrentaban Los Ingobernables, Rush, La Máscara y la Bestia del ring en contra del Último Guerrero, Atlantis y Volador Jr, al final de la lucha aparecieron diez encapuchados con pasamontañas para atacar a los seis luchadores.

Y estos luchadores al quitarse los pasamontañas eran ni más ni menos que Alberto el Patrón, Rey Mysterio Jr, Rey Escorpión, Penta Zero M, Daga, Rey Fenix, Aero Boy, el Hijo del Pirata Morgan y los Traumas I y II.

Tendrán que verla, fue una temporada en donde se dieron combinaciones que llenaron cada uno de los viernes en los que los independientes aparecieron en la Arena México.

Volador Jr contra Rey Mysterio; Rush y La Máscara contra Penta Zero M y Rey Fenix; Último Guerrero contra Alberto el Patrón; Aero Boy y el Hijo del Pirata Morgan contra Místico y Dragón Lee; Carístico contra Daga; Rey Escorpión contra Mr. Niebla; los Traumas I y II contra Mephisto y Negro Casas.

Y no fueron solo esas también se enfrentaron Rey Mysterio Jr, Rey Fenix y Penta Zero M en contra de Volador Jr, Carístico y Dragón Lee; Alberto el Patrón contra Rush; Aero Boy contra Ángel de Oro, y más.

Ante la intensa rivalidad el Consejo Mundial de Lucha Libre permitió una lucha de cabellera contra cabellera entre el Último Guerrero y Alberto el Patrón.

Esa fue una lucha que abarrotó la Arena México en un cartel plagado luchadores del Consejo y luchadores independientes.

Incluso hubo aficionados que se quedaron fuera de la Arena México al no alcanzare boletos para la función en aquel viernes histórico en la catedral de la lucha libre.

Ambos luchadores desplegaron lo mejor de su repertorio sobre el cuadrilátero y por primera vez en muchos años en la Arena México se volvió a ver sangre en el ring, sangre de ambos gladiadores.

Fue una lucha que valió el boleto de todos los aficionados que abarrotaron hasta las lámparas la Arena México.

El final deberán verlo con sus propios ojos, se trató de dos verdaderos guerreros sobre el ring en una de las muy pocas grandes luchas de apuestas del Consejo Mundial de Lucha Libre.

De lo mejor de la lucha libre en el futuro, no se lo pierdan, sé que lo esperan. Sucederá.

cuachara_luchagor@hotmail.com