De 2 a 3 caídas

Rush vs L.A. Park

Los dos son unos toros de lidia sobre el ring. Uno da un golpe con fuerza. Y el otro lo devuelve con la misma intensidad. Son luchadores rudos.

Uno es un luchador veterano y el otro es un gladiador joven, pero ambos con la misma fortaleza al momento de encontrase en el cuadrilátero.

Son fuertes. Aguerridos. No son de los que se echan para atrás. Todo el tiempo van hacia el frente sin importarles nada.

Adrenalina, objetos prohibidos y fuerza son la constante en los pocos encuentros que han tenido pero que han valido la pena para los aficionados que paga un boleto para verlos luchar.

En sus luchas hay golpes, castigos, movimientos fuertes. Máscara rota. Sangre. Es un choque de trenes desde antes sobre el cuadrilátero.

Uno es un luchador de amplia experiencia no solo en México, también tuvo su paso por Estados Unidos. El otro es un gladiador joven, estrella en México y ya ha viajado a Estados Unidos.

Ambos ocupan los sitios estelares. El primero en las carteleras independientes. El segundo en la empresa a la que pertenece.

Son pocos los gladiadores que se le paran enfrente al luchador de experiencia para toserle de frente. Y el luchador joven es uno de ellos, no le importan las jerarquías, solo demostrar su calidad sobre el ring.

El aficionado ha pagado el boleto en las arenas en las que se encuentran porque saben que será un encuentro de poder a poder en donde la balanza está equilibrada.

El luchador de experiencia ganó la máscara de un verdadero rudo hace años. El joven luchador se ha llevado las cabelleras de sus rivales en la empresa para la que trabaja.

Cuando se encuentran sobre el enlonado tienen en mente un solo objetivo: destrozar al otro.

Hay golpes debajo del cuadrilátero, sobre el ring, en la pasarela de la arena, entre la gente. La sangre corre por sus frentes.

Ambos son luchadores rudos. La afición no se inclina más por uno que por otro. Está dividida. Saben de la capacidad del luchador de experiencia y reconocen la fiereza que muestra el joven gladiador.

En sus encuentros se han retado a una lucha de máscara contra cabellera. Una lucha anhelada por la afición pero los universos en el que se mueven la hacen prácticamente imposible. Uno en el terreno independiente y el otro en una de las dos principales empresas de lucha de libre de nuestro país.

Sí, hablamos de L.A. Park y del Ingobernable Rush. Dos luchadores que se destrozan cada que se encuentran en el terreno independiente.

Han tenido tres luchas de mano a mano: en el aniversario de la promoción MDA, en la Arena México y hace poco con Baracal.

Rush ha dicho que al único luchador que le va a aceptar una lucha de apuestas es a L.A. Park.

Por su parte L.A. Park también está dispuesto a enfrentarse en una luchad de máscara contra cabellera contra de Rush.

Sin embargo, Rush es un luchador que pertenece al Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL); mientras que L.A. Park es un gladiador independiente, lo que haría muy complicado que se pudiera dar la lucha de apuestas más no imposible.

La última vez que L.A. Park pisó la Arena México fue vetado por una expresión al micrófono. Desde entonces no ha aparecido en el Consejo Mundial de Lucha Libre.

¿Te imaginas una lucha máscara contra cabellera entre L.A. Park y Rush en la Arena México? Sin duda alguna sería un encuentro que abarrotaría la catedral de la lucha libre.

¿Te imaginas que la lucha de apuesta fuera en el 84 aniversario del Consejo Mundial de Lucha Libre? Sería una función que los aficionados de la seria y estable no se perderían bajo ningún motivo.

¿Por qué el aficionado pagaría un boleto para ver una lucha de máscara contra cabellera entre L.A. Park y Rush?

Porque son dos de los mejores luchadores que hay en nuestro país. Porque se han destrozado en los mano a mano que han protagonizado. Porque saben que será garantía de una lucha en donde ambos se entregarán para demostrar quién es el mejor. Porque ambos son rudos e indudablemente habrá sangre de  por medio. Porque es una lucha que la afición quiere y espera ver. Porque es un encuentro que llenaría no solo la Arena México sino cualquier plaza del país en donde se pudiera llevar a cabo.

Rush es un luchador sin medias tintas. Si el Consejo Mundial de Lucha Libre le da luz verde en la misma Arena México firmaría sin problema alguno una lucha de apuestas.

Habiendo un contrato de por medio L.A. Park lo firmaría porque él siempre lo ha dicho: quiere enfrentar a lo mejor y demostrar por qué él es uno de los mejores.

Rush contra L.A. Park. Ojalá algún pronto dé la lucha de apuestas.

cuachara_luchagor@hotmail.com