De 2 a 3 caídas

La lucha de apuestas del 83 aniversario

La empresa de lucha libre más antigua del país (el Consejo Mundial de Lucha Libre) está por dar a conocer la lucha estelar de su 83 aniversario.

Y aunque uno de los luchadores del evento principal (La Máscara) ya lo confirmó, la afición no ha quedado del todo contenta.

Se prevé que sea un mano a mano por las máscaras (La Máscara contra Dragón Lee). Pero a los aficionados no los convence el encuentro.

Entonces es conveniente preguntar ¿qué se necesita para que se lleve a cabo una lucha de máscara contra máscara?

Debe de haber una rivalidad de por medio. Acá, en la lucha del 83 aniversario hay una rivalidad de por medio. Pero lo que no le agrada a los aficionados es que sea una rivalidad circunstancial.

No le agrada a los aficionados que uno de los luchadores (La Máscara) sea una estrella que lleva las de ganar y que el otro es un joven luchador (Dragón Lee) que viene empujando fuerte pero que tiene todas las de perder.

Debe ser una rivalidad que encienda a la afición y que sea la misma afición la que la pida a gritos. Acá esta rivalidad pudo encender a la afición pero uno de los luchadores, el más joven, tuvo una lesión que lo alejó de los cuadriláteros lo que dejó enfriar el asunto.

A su regreso de la lesión, el joven luchador lanzó el reto y el aniversario de la empresa está a la vuelta de la esquina. El luchador estrella (La Máscara) ya confirmó el encuentro.

Decíamos también que la afición debe de pedir a gritos la lucha de máscaras. Acá no vimos a la afición (de la Arena México) enardecida y pidiendo tras los encuentros de ambos gladiadores la lucha de apuestas.

Lo que sí habría agradado a la afición habría sido una lucha de apuestas entre el luchador estrella (La Máscara) y el hermano del joven luchador (Rush) con quien el primero (La Máscara) rompió relaciones tras conformar una tercia exitosa al interior de la empresa (Los Ingobernables).

La lógica apuntaba que al desintegrarse la tercia tras una discusión entre el luchador estrella (La Máscara) y el hermano del joven luchador (Rush) ésta sería la lucha estelar del 83 aniversario (del Consejo Mundial de Lucha Libre) que se celebrará en el mes de septiembre.

Esa lucha habría dejado conforme a la afición que acude cada viernes (a la Arena México) a poyar a sus luchadores favoritos.

Es más, habría garantizado, me iría un poco más lejos, esa lucha (entre La Máscara y Rush) un lleno total (en la catedral de la lucha libre).

Debe de haber una serie de encuentros en donde ambos luchadores se den hasta con la cubeta y que no quede más que una lucha de apuestas. Pero acá, si decimos que hubo diez enfrentamientos entre el joven luchador (Dragón Lee) y el luchador estrella (La Máscara) es dar una cifra elevada.

Y es que mientras se vislumbraba una posible lucha de apuestas entre el luchador estrella (La Máscara) con el hermano del joven luchador (Rush) entraron a escena el papá del joven luchador (la nueva versión de Pierroth) y el mismo joven luchador (Dragón Lee).

Esto hizo que el luchador estrella estuviera en tres frentes, siendo el primero (con Rush) el que más llamaba la atención y todo apunta que será con el tercer frente (Dragón Lee) con quien se lleva a cabo la lucha de máscaras.

No estamos diciendo acá que en automático el joven luchador perderá la máscara. Finalmente en una lucha de apuestas en todo puede pasar. Lo que sí decimos es que el rival del luchador estrella no ha sido atractivo para los aficionados (de la seria y estable).

Debe de haber una rivalidad que garantice el lleno en la Arena, un plato fuerte para la afición en donde el equilibrio de fuerzas entre ambos luchadores sea similar.

Acá la lucha que apunta a ser la estelar no garantiza un lleno hasta las lámparas (en la Arena México) ni que cientos, miles de aficionados se queden afuera del inmueble o se reúnan en un sitio para ver el encuentro en pago por evento.

No es la intención minimizar al joven luchador (Dragón Lee), tiene conocimientos, escuela, calidad, capacidad, juventud; pero la experiencia, la amplia lona recorrida, el luchar constantemente junto a las estrellas está del otro lado, en la esquina del luchador estrella (La Máscara). Aquí es más que evidente que las fuerzas no están equilibradas, o para decirlo mejor, se inclinan mucho más de un solo lado.

Una lucha de apuestas debe generar emoción no rechazo de los aficionados. Una lucha de apuestas debe generar el deseo de presenciar el encuentro no la apatía no pagar un boleto para verlo. Una lucha de apuestas debe volcar a la afición a la arena (México) no alejarla.

cuachara_luchagor@hotmail.com