De 2 a 3 caídas

La familia Roldan Peña

La familia Roldan Peña ha entendido perfectamente que el mundo de la lucha libre es un negocio y que este debe de estar al día con la mejor baraja de luchadores.

Uno. Pasaron sólo cuatro días de la salida de Alberto del Río de la World Wrestling Entertainment (WWE) para que la Triple A, a través de su sitio oficial de internet, confirmara la llegada del otrora Dos Caras Jr a la empresa.

El Patrón, como se le conocerá ahora a la ex estrella de la WWE en nuestro país, fue una de las principales atracciones de Triplemanía XXII el pasado 17 de agosto en la Arena Ciudad de México.

Y aunque sólo se presentó sin luchar y encaró al Hijo del Perro Aguayo, El Patrón se llevó una gran ovación de los aficionados tras su regreso a México luego de casi siete años en la empresa norteamericana.

Al parecer, finalmente tendrán que transcurrir los 90 días para que El Patrón vuelva a luchar, pues así lo estipula el contrato que tenía con WWE.

Dos. Apenas en meses pasados, la empresa fundada por Antonio Peña y dirigida ahora por Joaquín Roldan, Dorian Roldan y Maricela Peña, dieron a conocer la incorporación a la caravana estelar de otro ex luchador de la WWE, Sin Cara, hoy conocido como Myztezyz.

Aunque su regreso a México lo hizo en el terreno independiente tras su salida de la empresa estadounidense, pasó poco tiempo para que, quien fuera conocido como Místico, ídolo en México dentro del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), llegara a Triple A.

Myztezyz fue arropado nuevamente por los aficionados, quienes no olvida el personaje que lo llevó a la idolatría, en las arenas le siguen gritando Místico.

Tres. Otra de las sorpresas de la tres veces estelar que dio en su momento fue la contratación de Dr. Wagner Jr.

El galeno del bien sorprendió a propios y extraños con su llegada a Triple A tras su paso por el terreno independiente luego de salir del Consejo Mundial de Lucha Libre.

Al ser Dr. Wagner Jr una figura, buscó lo más alto dentro la empresa, el megacampeonato, el cual se encontraba en manos del monarca en ese entonces, la crema de la crema, El Mesías.

Ambos luchadores protagonizaron una de las mejores luchas dentro de Triple A en el magno evento de la empresa, Triplemanía, en su edición XVII. Encuentro de llaves, contrallaves, castigos, que dejó con un muy buen sabor de boca a la afición que se dio cita aquella vez en el Palacio de los Deportes, en la Ciudad de México.

Cuatro. El Hijo del Perro Aguayo creó su propia empresa cuando arribó al terreno independiente, Los Perros del Mal.

Había escalado ya los estatus de ídolo, figura y estrella dentro del Consejo Mundial de Lucha Libre luego de dejar la seria y estable.

Sin embargo, el heredero del gran Perro Aguayo engrosó también las filas de la Triple A, empresa en la cual luchó en los inicios de su carrera.

Aunque llegó a Triple A con un grupo de luchadores que al final lo dejaron solo, ha mantenido el estatutos de figura en la tres veces estelar.

Dentro de la empresa ganó el torneo Rey de Reyes, rapó al Cibernético y la semana pasada se llevó la copa Triplemanía XXII.

Y fue justamente el Hijo del Perro Aguayo quien dio la bienvenida a El Patrón a su ingreso en Triple A, por lo que se prevé una rivalidad entre ambos luchadores, cuando la ex estrella de la WWE pueda finalmente volver a los cuadriláteros.

Cinco. L.A. Park, un luchador polémico, sin medias tintas, rudo, agresivo dentro del ring y quien juró que jamás regresaría a Triple A, volvió a pisar los cuadriláteros de la empresa en la que se volvió un ídolo.

Algo hicieron bien los directivos, pues trajeron de nuevo a la primer Parka, algo que ni los mismos aficionados de la caravana estelar habían imaginado que pudiera suceder.

L.A. Park y la Parka se enfrentaron en una lucha por el nombre en Triplemanía XVIII, más allá del resultado y de quien se quedara con el nombre, L.A. Park finalmente enfrentó al luchador que se quedó con su personaje a su salida de Triple A, una lucha del morbo y que finalmente la empresa hizo realidad.

Tras el fallecimiento de Antonio Peña en octubre del 2006, la familia Roldan Peña tomó las riendas de la compañía y han ofrecido muchas sorpresas a lo largo de ocho años.

La lucha libre es un negocio y los directivos de Triple A han sabido manejar sus piezas dentro de este deporte y sorprendido a su afición en cada una de sus contrataciones.

Los Roldan Peña han hecho bien las cosas pese de sus detractores y parece ser que aún tienen una sorpresa mucho mayor para el cierre de año, Rey Mysterio, el regreso del hijo pródigo a Triple A.

 

cuachara_luchagor@hotmail.com