De 2 a 3 caídas

De todo y de nada

De qué vamos a hablar esta semana, le pregunté a un diseñador del periódico, que apenas hace unos días se estrenó como papá. No sé Cuacharas, me respondió con la mirada fija en la computadora.

Hace unas semanas pensaba hablar de las luchas de máscara contra máscara, de cómo es que en algunos encuentros es más que evidente quién será el vencedor y quien el perdedor.

En aquella ocasión, un par de luchadores jóvenes, dos nuevos valores de una empresa, se enfrentaban a dos rivales con varios años recorridos sobre los cuadriláteros

Era más que evidente quiénes se llevarían el triunfo, y como se dice en el argot de la lucha libre, quienes serían el escalón.

Pero se atravesó la visita de Canek a la Arena Afición en donde perdió el campeonato de peso completo IWL ante un desconocido Mr. Jack y el tema quedó resuelto.

Aquella columna se tituló: Vi perder a Canek, en donde el tema se centró en los seconds, en las veces en que intervienen en las luchas de apuestas y con sus intromisiones inclinan la balanza hacia un solo lado.

Por un momento pasó por mi mente hablar sobre el cierre del programa de lucha libre Tercera Caída.

Pero de ello han pasado varias semanas que quizá el tema quede un poco desfasado.

Sin embargo, sinceramente el que haya concluido transmisiones es una pérdida importante para los fans de la lucha libre.

Sus contenidos eran de calidad, había resúmenes de los carteles, entrevistas y el clásico ‘Detrás de cámaras’.

Pese a ello, los conductores que dieron vida al programa, José Manuel Guillent y Bernardo Guzmán, mantienen vivas sus secciones a través de internet en la plataforma de Youtube.

Es una lástima que los directivos de televisión hayan terminado con este proyecto, pero el talento ahí está y continúan presentes a través de internet.

En la semana escuché un corrido dedicado a la leyenda viviente el Perro Aguayo; la verdad me sorprendió, nunca había escuchado que le cantaran un corrido a un luchador.

Es un merecido homenaje a uno de los más grandes luchadores de nuestro país, un hombre sencillo, humilde, un guerrero sobre el ring, un verdadero luchador.

Entonces vino a mi mente iniciar esa columna que alguna vez dije que le dedicaría al Perro Aguayo, pero no, para ello necesito más tiempo, debe ser un texto a la altura de una leyenda como él.

Después vi una entrevista con el Hijo del Perro Aguayo en donde decía que tenía una sorpresa.

Dijo que Triple A tiene una sorpresa para sus aficionados que dará a conocer en los siguientes días, que será algo importante.

Entonces también pasó por mi mente escribir esa carta que tengo pensada hacer para el Hijo del Perro Aguayo, esa carta en la que a través de la columna pretendo decirle cómo es que Los Perros del Mal ya son lo que eran antes.

Esa carta en donde pienso decirle que después de dejar el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), su paso por el terreno independiente y su ingreso a la Triple A, lo ha alejado de la súper estrella que era antes.

Pero para ello, necesito hacer un balante exhaustivo de lo que ha sido su carrera después de dejar la seria y estable y esta semana no conté con el tiempo suficiente.

También pensé en hablar de Super Crazy, sobre su intención de regresar al Consejo Mundial de Lucha Libre, pero el material no era suficiente.

Aún recuerdo que el año pasado, después del primer semestre me platicó que su intensión al cierre del 2014 era tratar de volver la World Wrestling Entertainment (WWE).

En esa entrevista que le hice en Tulancingo, recuerdo que me contó que él había sido un factor importante para los jóvenes luchadores que están viajando a Japón como Pesadilla, Rocky Lobo, Flamita, Jinzo.

Pero esa fue una columna que nunca escribí porque su entrevista quedó entre los cientos de audios de mi grabadora de reportero, grabadora que hace unos días dejó de funcionar luego de cinco años de acompañarme en tantas y tantas entrevistas.

Previo a comenzar a teclear este texto, unas horas antes de la media noche y con un frío bárbaro en Pachuca, también pasó por mi mente hablar de lo lento que inició el mes de enero en la lucha libre de nuestro país pues no hubo novedades.

Pero atrás ha quedado enero, justo hoy se estrena febrero y las principales empresas de lucha libre preparan sus primeros magnos eventos del año, ya veremos qué sorpresas nos esperan.

De qué vamos a hablar esta semana Edgar, le pregunté y me dijo: no sé cuacharas. Quizá debió estar pensando en su bebé recién nacido.

Entonces vino este texto que terminé minutos antes de la media noche en donde hablamos de todo y nada.

cuachara_luchagor@hotmail.com