De 2 a 3 caídas

Los alias en la lucha libre

Los alias o sobrenombres abundan en la lucha libre de nuestro país y en muchas ocasiones es normal identificar de esta manera a los luchadores e incluso a las empresas.

Así, el enmascarado de plata es la máxima figura de la lucha libre en México, una leyenda que trascendió los cuadriláteros y cruzó fronteras gracias el cine.

Su rival natural fue el manotas, un clásico de lucha libre de nuestro país tanto en el ring como en el cine. Son dos de las figuras emblemáticas de este rudo deporte.

Pero si de figuras se trata, el can de Nochistlán es una leyenda viviente, luchador rudo, querido por la afición y que en cada encuentro dejó el extra en el ring para acabar con su rival.

Este luchador tuvo un gran compañero, el veneno verde, como pareja fueron incontenibles y como rivales dieron grandes encuentros.

El Toreo de Cuatro Caminos trajo consigo a varias figuras, entre ellas míster personalidad, un luchador completo y de un físico impresionante que viajó por el mundo entero para llevar la lucha libre.

Pero si había un gladiador de su talla y calidad ese era el príncipe maya un luchador convertido en leyenda y que aún encabeza las luchas estelares en el terreno independiente con un físico bien conservado.

Ya que hablamos de leyendas, el ídolo de los niños, con sus más recientes triunfos, desenmascarar al Último Guerrero y La Sombra, elevó su estatus de ídolo, figura y estrella al de leyenda.

En la década de los noventa, en el llamado boom de la lucha libre de aquellos años, él y el amo de los ocho ángulos eran las dos principales figuras de la lucha libre de nuestro país.

Pero éste tenía un rival natural, el mosco de la merced, quien hacía de las suyas en cada encuentro, sin embargo nunca se dio el encuentro de máscara contra máscara.

La falta de un ojo jamás fue impedimento para que el mejor luchador del mundo conquistara el estatus de figura aún en el bando rudo.

El bando también juega un papel importante y en el técnico el príncipe de plata y oro alcanzó la idolatría nacional.

Y lo hizo en las filas de la seria y estable, una empresa que respeta la lucha a ras de lona, su calidad y la de sus luchadores no está en duda.

En la casa de enfrente está la caravana estelar, que revolucionó la lucha libre de la mano de Antonio Peña, un hombre que desayunaba, comía, cenaba y respiraba lucha libre.

En esta empresa por varios años el rey del martinete encabezó los carteles estelares hasta antes de partir de este mundo.

Pero si hubo otro rey ese fue el rey de biutiful, luchador rudo que se ganó el cariño de la afición y el respeto de sus compañeros.

Ah, pero hay otro rey, uno que luchó en el Toreo de Cuatro Caminos y era el terror de sus rivales, el rey feo.

Bueno, hay un rey más, el rey del guaguancó, el apestoso mayor, un luchador camaleónico sobre los cuadriláteros.

Pensar en el querubín es hablar de un luchador completo dentro de los cuadriláteros, amado por las aficionadas a la lucha libre.

Los luchadores extranjeros no solo han venido a aprender sino a aportar también a la lucha libre de nuestro país y uno de ellos fue el gringo loco.

El tigre blanco fue una estrella en los noventa pero una batalla por el nombre lo alejó de los sitios estelares y del gusto de la afición.

Si hubo un luchador natural sobre el ring ese fue el bocazas también conocido como el comandante, hacía y deshacía en el enlonado, fue un constante dolor de cabeza para sus rivales.

Hablando de luchadores naturales, carismáticos y espontáneos sobre el ring, además de haber sido un gran rudo, el amo del escándalo no debe quedar fuera.

El loco de Tulancingo ha regresado de Japón, viene a demostrar en su casa la calidad con la que cuenta, a ser profeta en su tierra.

Hubo un luchador que conquistó a la afición con su máscara, su físico y su desarrollo en el ring acompañado de alushe, sí, ese fue el gigante sabio.

En la nueva etapa en su carrera como luchador independiente el main man de la lucha libre sigue dando de qué hablar y ocupando los sitios estelares.

Perder el nombre pero mantenerlo abreviado no quitó la calidad a el huesudo, un luchador polémico al que todos desean enfrentar.

Y si hablamos de gladiadores de gran nivel con técnica y conocimientos luchísticos aquí debe de entrar el luchador de otro nivel, el último de su estirpe.

En poco tiempo el cero miedo se ha ganado un lugar en la tres veces estelar gracia a su calidad. Mientras que en la seria y estable el toro blanco es un huracán sobre el ring.

No hay que olvidar a los mosqueteros del infierno, a los panteras rosas, al galeno del bien.

 

cuachara_luchagor@hotmail.com