De 2 a 3 caídas

Octagón vs Triple A

A inicios del mes de marzo de este año Octagón dio a conocer que su relación con Triple A llegaba a su fin tras 22 años dentro de la compañía fundada por Antonio Peña.

Este hecho sorprendió a propios y extraños pues el amo de los ocho ángulos se suponía era el estandarte de la caravana estelar.

Nueve meses después, a principios de diciembre, el luchador se presentó en la Junta de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal para demandar a Triple A por despido injustificado.

Octagón declaró en marzo que no lo habían despedido de la empresa, que la relación con la familia Roldán Peña era de cordialidad y que ingresaba al terreno independiente.

Sin embargo, el 11 de diciembre pasado, interrogado sobre el motivo de la querella en la Junta de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal respondió: “es un despido injustificado por parte de Triple A y como tengo 22 años en esa empresa yo creo que no es justo que me despidan nada más así”.

Incluso el luchador declaró también que en la tres veces estelar se trata mal al luchador.

¿Porqué primero Octagón declara que no fue despedido de la compañía y que se mantenía una relación de cordialidad?, ¿porqué nueve meses después cambia el discurso y acusa un despido injustificado y que incluso en la empresa se trata mal al luchador?, ¿cuál es el fondo del asunto?, ¿porqué no se llegó a un acuerdo entre ambas partes?

En entrevista, unos minutos antes de presentar la querella, el luchador declaró: “yo creo que por eso hay leyes y nada más exigir lo que te corresponde por ley, yo tengo 22 años en esa empresa y no me pueden dar una patada en el trasero, yo creo que me deben mucho más porque yo hice esa empresa con Antonio Peña”.

Tras presentar la demanda afirmó: “la gente debe de saber las injusticias que está haciendo la Triple A”.

¿En verdad Triple A le dio una patada en el trasero a Octagón luego de concluir su relación?, ¿fue injusta la manera en que el luchador salió de la empresa?, ¿a quién le pertenece el nombre de Octagón, a Triple A o a la empresa?, ¿hasta dónde llegará esta demanda?, ¿en qué terminará esta novela?

Después de la demanda del luchador la empresa no se ha pronunciado al respecto, ni tampoco lo han hecho Dorian Roldán, Joaquín Roldán o Maricela Peña, jerarcas de la compañía.

No es la primera vez que Triple A es demandada por un luchador pues en el pasado se vio envuelta en un pleito legal con el Hijo del Santo, en donde a este último se le dio la razón.

¿Pasará lo mismo con Octagón?, ¿cuánto está reclamando el luchador por el supuesto despido injustificado?, ¿se lo pagará la empresa?, ¿le arrebatará el nombre como sucedió con el caso de otros luchadores?, ¿qué acciones emprenderán los jerarcas de la empresa?

Octagón siempre fue llamado como el estandarte de Triple A, pues fue de los luchadores que acompañó a Antonio Peña en su aventura de crear esta empresa allá por 1992.

El amo de los ocho ángulos fue ídolo y figura en la década de los 90 en la lucha libre de nuestro país.

En las filas de Triple A fue estrella por un largo tiempo, sin embargo, poco a poco se fue estancando hasta dejar los sitios estelares además de perder condición física aunque se mantuvo dentro de la empresa, era supuestamente el estandarte.

La creación de nuevos luchadores, nuevos conceptos así como la llegada de nuevos gladiadores eclipsaron Octagón, fundador de la empresa.

Al luchador jarocho sólo se le recuerda por tres cosas: el boom del que formó parte en la lucha libre de nuestro país en los 90, su estilo artemarcialista además de la rivalidad con Fuerza Guerrera.

De ahí en fuera de Octagón sólo queda el nombre, pues aunque aún lucha en el terreno independiente, sus glorias quedaron en el pasado.

Ahora bien, el que se haya despedido al luchador que se suponía estandarte de la empresa, sin un acuerdo de por medio ni un finiquito como lo marca la ley deja entre ver las condiciones en las que laboran los gladiadores en las llamadas principales empresas de lucha libre de nuestro país.

Y no sólo en Triple A hace aire, en el momento en que tecleo esta columna me viene a la mente el caso de Tony Rivera, despedido también injustificadamente del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), aunque eso es harina de otro costal.

Viene en adelante un pleito legal entre el luchador y la empresa, ¿a quién le dará la ley la razón?

A los jerarcas de la tres veces estelar quizá les tenga sin cuidado esta situación pues no se han pronunciado al respecto oficialmente. Veremos más adelante en qué termina la novela ‘el estandarte que nunca fue’.

 

cuachara_luchagor@hotmail.com