De 2 a 3 caídas

Luchas entre padres e hijos

La escena es la siguiente: nos encontrábamos mi padre y yo viendo las luchas por televisión.

En la lucha estelar apareció el Texano Jr., heredero de Juan Conrado, el Texano, en paz descanse.

Y palabras más palabras menos mi padre me suelta: el Texano fue un luchadorazo.

Heredé el gusto a la lucha libre gracias a mi padre y a él le tocó ver a Los Misioneros de la Muerte: el Texano, el Signo y Negro Navarro. De ahí el comentario que me hizo sin que yo lo esperara.

Entonces vino a mi mente: por qué no escribo en la columna sobre luchadores padres e hijos, qué sucedería si se enfrentaran y quién ganaría.

Evidentemente, todo esto es un escenario ficticio y en la imaginación de quien escribe estas líneas porque perfectamente sabemos que algunos luchadores papás están ya en la Arena Celestial.

Pero vaya, hagamos el ejercicio. Y partamos del primer ejemplo: el Texano Jr vs el Texano.

De entrada el Texano Jr es de una estatura y un peso mayor al de su padre, pero éste, en sus tiempos de gloria del Toreo de Cuatro Caminos era un luchador de calidad y rudezas.

En un encuentro entre ambos, quizá el Texano Jr lleve ventaja por la estatura y el peso, sin embargo su padre era todo un bagaje de conocimientos luchísticos como de marrullerías sobre el enlonado.

Mano a mano quiero pensar que el Texano sangraría a su hijo desde el inicio del encuentro, éste respondería al castigo de su padre pero no sería suficiente, el colmillo largo y retorcido del Misionero de la Muerte lo llevaría al triunfo sobre su hijo.

Otro encuentro que volvería loca a la afición y que llenaría las plazas más grandes de lucha libre del país es el que protagonizarían el Perro Aguayo y el Hijo del Perro Aguayo, en paz descanse.

Reiteramos, todo esto, es un escenario de ficción en donde la imaginación no tiene límites.

El Perro Aguayo es una leyenda viviente de la lucha libre de nuestro país. Su hijo heredó su gallardía y fiereza sobre los cuadriláteros.

En un mano a mano ambos comenzarían con un toma y daca, el Perro atacando con esa fiereza que los caracteriza y su hijo respondiendo de la misma manera. Dos gotas de agua sobre el cuadrilátero haciéndose el mismo daño.

La sangre se haría presente desde un inicio, ambos con las frentes sangrantes. La del Perro Aguayo acostumbrada a ese tipo de castigos. El Perro con sus botas y calzoncillos blancos y su hijo con las botas y calzoncillos negros.

Sangre, lanzas de ambas partes. Castigos. La afición apoyando al Perro, la otra mitad a su hijo. Creo que esta lucha acabaría en un empate con los aficionados al filo de la butaca y reconociendo a ambos gladiadores por su entrega sobre el ring.

Un encuentro que se me antoja interesante es el Dr. Wagner contra Dr. Wagner Jr. Dr. Wagner una leyenda del Toreo de Cuatro Caminos. Dr. Wagner Jr acostumbrado a los castigos fuertes.

En una lucha de mano a mano, quizá aquí no habría sangre de por medio, pero sí máscaras rotas entre ambos luchadores.

Dr. Wagner Jr es un luchador de calidad y consentido de la afición, sin embargo, creo que su padre con toda la lona recorrida y los rivales que tuvo en su época se llevaría el triunfo sobre su hijo dando ambos una gran demostración de lucha libre.

Siguiendo en la misma línea de la ficción hablemos ahora de un encuentro entre el luchador más grande que ha dado este país, El Santo, en paz descanse, en contra del Hijo del Santo.

Ambos con físicos muy parecidos, con el repertorio de llaves y castigos similar y los utilizando la llave que inmortalizara al enmascarado de plata, la de a caballo.

Esta lucha, en un mano a mano, sin lugar a dudas sería un encuentro muy parejo, aunque ligeramente cargado del lado del Santo, pues domina las dos escuelas, la técnica y la ruda.

Me atrevo a pensar que en un encuentro entre ambos luchadores, sin duda alguna quien saldría con el brazo en alto sería el Santo.

Fuerza Guerrera contra Juventud Guerrera. Esta lucha se sale de la ficción que utilizamos en líneas anteriores porque ambos se enfrentaron ya en una de las dos empresas más importantes de la lucha libre de nuestro país y porque los dos siguen activos.

Ambos se dieron con todo, hubo sangre en el rostro de Juventud Guerrera y la máscara rota de Fuerza Guerrera.

En un mano a mano entre los dos en su mejor momento, otra vez volvemos a la ficción, creo que Fuerza Guerrera ganaría el encuentro.

Hay muchas luchas más que en estos momentos escapan a mi mente y a mi imaginación entre padres e hijos. Y aunque sabemos que es imposible que pudieran haber sucedido habrían sido memorables.

cuachara_luchagor@hotmail.com