De 2 a 3 caídas

Luchadores consagrados

La lucha libre de nuestro país ha dado grandes figuras dentro de los cuadriláteros a lo largo de su historia.

Grandes luchadores han marcado distintas épocas dentro del pancracio nacional y la afición las ha convertido en leyendas.

El Santo, Blue Demon, Black Shadow, Huracán Ramírez, El Rayo de Jalisco, El Cavernario Galindo, Doctor Wagner, El Solitario, Ángel Blanco, Canek, Mil Máscaras, Dos Caras, El Perro Aguayo, Sangre Chicana, Los Villanos, Los Brazos, Los Misioneros de la Muerte, por mencionar sólo algunos, alcanzaron la idolatría de los aficionados.

Actualmente en la lucha libre de nuestro país hay una gran baraja de luchadores tanto en las distintas empresas como en el terreno independiente.

Sin embargo, hay un grupo de luchadores consagrados que dan cátedra sobre el ring a las nuevas generaciones.

Un luchador consagrado es aquel que tiene una amplia experiencia dentro de la lucha libre, multicampeón, que ha viajado al Japón, que ha ganado máscaras, cabelleras, que domina la lucha a ras de lona y que ha pertenecido a los dos bandos, tanto rudos como técnicos. Incluso algunos son considerados maestros.

Algunos estuvieron y otros están dentro del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL). Y otros vienen de la escuela del hoy desaparecido Toreo de Cuatro Caminos.

Un luchador que da cátedra sobre los cuadriláteros a las nuevas generaciones y es un placer verlo luchar es el ex Misionero de la Muerte, el Negro Navarro.

Gracias a la entrega en el gimnasio y a una vida sana, el Negro Navarro continúa presente sobre el enlonado, acompañado ahora de sus hijos, Trauma I y II.

El luchador rudo trae la escuela del Toreo de Cuatro Caminos, una lucha a ras de lona, frontal, aguerrida, fuerte y con una gran cantidad de castigos. Es un luchador consagrado.

Otro que se mantiene vigente es el maestro Black Terry, quien domina todos los recursos a ras de lona dentro de las 12 cuerdas.

Lo mismo apuesta la cabellera y se parte el alma sobre el ring. Verlo luchar junto a las nuevas generaciones es un lujo.

A Solar no sólo lo distingue su máscara elegante y su capa dorada, es otro de los luchadores consagrados que aún está vigente sobre los cuadriláteros.

Sus encuentros junto al Negro Navarro son una verdadera clase de lucha libre para los jóvenes que están dentro de este rudo deporte.

Aunque ya no tiene la agilidad de otros años, pero sí la experiencia de un viejo lobo de mar, el Pirata Morgan aún reparte rudezas diestra y siniestra sobre el ring.

Lo vemos luchar junto a sus herederos: El Hijo del Pirata Morgan, Pirata Morgan Jr y Barba Roja en el terreno independiente.

Sus mejores años fueron a lado de Los Infernales, sin embargo el mejor luchador del mundo se ha mantenido constante sobre el ring al grado de seguir vigente.

En las filas del Consejo Mundial de Lucha Libre encontramos a otro consagrado de los cuadriláteros, el Negro Casas.

El Negro no sólo se ha mantenido constante dentro la empresa, sino que es un luchador de clase en las filas de la seria y estable.

Integrante de La Peste Negra, es un luchador multicampeón que ha encabezado eventos estelares del CMLL y ha dado cátedra de buen luchar a las nuevas generaciones de la empresa.

Dentro de las filas del Consejo Mundial de Lucha Libre hay un luchador que le ha sido fiel y ha brillado en la misma, Atlantis.

El ídolo de los niños lo ha ganado todo dentro del Consejo: máscaras, campeonatos, cabelleras. Ha brillado en solitario y en las tercias en las que ha pertenecido.

Atlantis es un luchador con experiencia, reconocido no sólo en México sino en Japón también. Es uno de los consagrados.

En las filas del CMLL se encuentra también Blue Panther, luchador con amplia experiencia y quien ha encabezado algunos de los principales eventos de la empresa.

Perder la máscara no lo confinó en el olvido pues su calidad como luchador lo respaldó tras décadas de su andar sobre los cuadriláteros.

El maestro lagunero ha militado en los dos bandos, rudo y técnico, y en ambos ha recibido el apoyo de los aficionados, en sus triunfos y derrotas.

Dentro del terreno independiente hay otro luchador más que consagrado y que aún da cátedra de lucha libre a sus rivales, el Villano III.

El pantera rosa, integrante de la Dinastía Imperial, cuenta con una trayectoria de éxito, gloria y sangre tras formarse en el extinto Toreo de Cuatro Caminos.

Todos estos gladiadores siguen vigentes dentro del pancracio nacional, son rudos, técnicos, su calidad no está en duda, son experimentados, reconocidos, multicampeones, son luchadores consagrados.

cuachara_luchagor@hotmail.com