De 2 a 3 caídas

Leyendas inmortales de la lucha libre

Hace unos días se dio a conocer la creación de un grupo de luchadores que ofrecerán encuentros a ras de lona como se hacía en los 80s y 90s, su nombre: Leyendas Inmortales de la Lucha Libre.

Pero ¿qué importancia tiene crear un grupo de este tipo en la lucha libre de nuestros días?

La respuesta es: tiene demasiada importancia. Y esto se debe a que al día de hoy se vive una lucha libre aérea de lances, piruetas, acrobacias; se vive una lucha extrema en donde cada vez los luchadores se rompen más lámparas y corre más sangre; una lucha en donde los enmascarados se la pasan golpeándose sobre el ring sin gladiar.

Se han olvidado de la lucha libre a ras de lona, de las llaves, contrallaves, castigos, movimientos, la base del verdadero pancracio.

En Leyendas Inmortales de la Lucha Libre están grandes figuras como Canek, Black Terry, Negro Navarro, Fuerza Guerrera, el Fantasma, Universo 2000, Máscara Año 2000, Rocky Santana, Villano III, Shu el Guerrero, Cachorro Mendoza, el Justiciero y Rambo, entre otros. Incluso luchadoras de calidad completan el grupo: Lady Apache, Miss Janeth, Rosy y Esther Moreno.

La calidad de todos estos luchadores y luchadoras no está en duda, la mayoría se forjó en el extinto Toreo de Cuatro Caminos, donde se vivió una de las mejores épocas de la lucha libre de nuestro país.

Aunque los fieles aficionados se han acostumbrado a los encuentros de lucha aérea y extrema, saben que una verdadera lucha es aquella que se desarrolla en el centro del ring a ras de lona.

¿Quién no ha ido a una arena de lucha libre y escucha las arengas de “esto es lucha” cuando hay un encuentro en donde desfilan las llaves y contra llaves”, ¿Quién no ha ido a una función de lucha libre y observa cómo se avienta dinero al centro del ring en reconocimiento del encuentro a ras de lona de los luchadores?

Puede que haya quienes digan que estos luchadores están ya demasiado grandes o incluso acabados.

Pero quien llegue si quiera a mencionar algo así es porque no han visto las cátedras de lucha libre que da el Negro Navarro sobre el ring con un amplio catálogo de llaves y contrallaves.

Quien llegue a decir que su época ya pasó es porque no vieron la última lucha que dio Black Terry frente al joven Aero Boy, un encuentro en donde Terry demostró por qué es un maestro sobre el ring.

Quien diga que están acabados es porque no han visto la condición física del mosco de la merced, Fuerza Guerrera o lo bien que se ha mantenido físicamente el príncipe maya, Canek.

Quien demerite a las luchadoras es porque desconoce la trayectoria y la calidad sobre el cuadrilátero de Lady Apache, una de las mejores gladiadoras de la lucha libre de nuestro país.

Quien dude de alguno de ellos es porque no saben que Universo 2000 y Máscara Año 2000 tienen aún mucha dinamita para dar y repartir sobre el ring frente a sus rivales.

El apostar por encuentros por este tipo es ofrecerle a la afición no sólo carteles renovados con luchadores consagrados, sino lucha libre en el centro del ring, encuentros cuerpo a cuerpo sin vuelos ni lámparas.

Desde el punto de vista de quien escribe estas líneas, las empresas deberían apostar por carteles de este tipo con luchadores que ofrezcan encuentros a ras de lona.

En algún tiempo, cuando aún vivía el fallecido Antonio Peña, mandamás de la Triple A, creó el concepto de Los Consagrados.

Era un grupo de luchadores consagrados que enfrentaban a las nuevas generaciones y les daban cátedra de lucha libre y de rudezas.

Entre estos luchadores estaban Sangre Chicana, Pirata Morgan, el Texano, el Mocho Cota y el Brazo, quienes hacían y deshacían con sus rivales sobre el ring.

A pesar del éxito del concepto, desgraciadamente duró poco dentro de la empresa, pero se notó, dentro de la visión de Antonio Peña, el ofrecerle algo nuevo a la afición.

En la empresa de enfrente, el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) no ha hecho algo similar, crear un grupo de luchadores consagrados, y gladiadores de calidad los tienen, de eso no hay duda. Ahí están el Negro Casas, Atlantis, Blue Panther, entre otros.

Los aficionados se quejan de ver los mismos carteles cada ocho días  con los mismos luchadores y las mismas rivalidades.

Ofrecer carteles con luchadores consagrados es una buena opción para los fieles aficionados del pancracio.

Los luchadores que conforman este nuevo grupo han sido figuras, estrellas, ídolos, todos ellos conocedores de la verdadera lucha a ras de lona con llaves, contrallaves y castigos en el centro del ring, todos ellos leyendas inmortales de la lucha libre.

 

cuachara_luchagor@hotmail.com