De 2 a 3 caídas

"Flamita"

El jueves 9 de junio Flamita cumplió uno de sus sueños, luchar en la Arena México.

El luchador independiente se presentó junto a Rocky Lobo y Titán en contra de Argos, Puma y Tiger en la catedral de la lucha libre como parte de la Liga Elite.

Pero vamos por partes. Flamita encarnó por poco tiempo el personaje de Octagón Jr. dentro de la empresa Triple A.

Las críticas no se hicieron esperar. Hubo afición que criticó su decisión y hubo quienes lo respaldaron en ese paso dentro de su carrera.

Flamita comenzó a tener presentaciones dentro de Triple A como Fireball. Sin embargo sus aficionados sabían que se trataba de él.

Poco después la empresa fundada por Antonio Peña le dio la oportunidad de luchar como Octagón Jr.

Además de las críticas de sus aficionados se le vino un problema, el berrinche del luchador Octagón por el uso del nombre pues jura y perjura que el nombre le pertenece.

Esa novela ya la comentamos en estas líneas en donde la titulamos: ese nombre es mío.

Recordaremos que en una firma de autógrafos de Octagón Jr. se apareció Octagón en donde armó tremendo alboroto y despojó de la máscara a Flamita.

Bueno, pues tiempo después de esto Flamita dejaría el personaje de Octagón Jr. para volver a ser Flamita, el nombre con el que se ganó un espacio dentro de la lucha libre en el terreno independiente además de haber viajado a Japón.

Las razones para tomar el nombre de Octagón Jr. sólo Flamita las sabe y más allá de que la empresa Triple A esté enfrascada en un pleito legal por el nombre con Octagón la calidad de Flamita sobre el cuadrilátero no estaba en duda.

Si los jerarcas de la caravana estelar se fijaron en él para encarnar el personaje es porque tenía los conocimientos, los recursos y las tablas sobre el cuadrilátero para estar dentro de sus filas.

Incluso aunque su debut fue desconcertante para la afición, el mismo día de su presentación esos aficionados que no sabían qué sucedía ni quién estaba debajo del personaje terminaron por apoyarlo y aplaudirle por un solo motivo, su calidad en el ring.

El pleito legal de Triple A y Octagón es uno y la calidad de Flamita es otra cosa. Y como ejemplo ahí está Pentagón Jr. a quien se le dio la oportunidad de encarnar el personaje y más allá de caer como uno más la calidad y el estilo del luchador rudo lo proyectaron al grado de ocupar al día de hoy los sitios estelares, encabezar los magnos eventos y de ganar un Rey de Reyes.

De no haberse presentado Octagón a hacerle el teatro que le hizo a Flamita, de no presentar días después al Hijo de Octagón, de no haber ese pleito legal de la empresa con el amo de los ocho ángulos ¿qué habría sucedido con Octagón Jr?

¿Habría triunfado Flamita bajo el personaje de Octagón Jr?, ¿Habría ocupado los sitios estelares como parecía perfilarse?, ¿Se habría enfrascado en una rivalidad contra Pentagón Jr?, ¿Habría sido una de las jóvenes estrellas con los que cuenta la empresa?

Todo lo anterior no lo sabremos y se quedará en el aire. Flamita dejó el personaje de Octagón Jr, evidentemente por el pleito legal de Octagón con Triple A, y regresó al personaje con el que ya se había ganado un sitio dentro de la lucha libre.

Y así fue como después de su paso como Octagón Jr. regresó a ser Flamita, y el jueves pasado se presentó en la Arena México con la Liga Elite.

La calidad de Flamita, insisto, no está en duda y prueba de ello es que su debut en la catedral de la lucha libre fue con un triunfo de la mano de Titán y Rocky Lobo.

Flamita es uno de los jóvenes gladiadores que tiene un futuro prometedor dentro de la lucha libre de nuestro país.

Se ha desenvuelto en el terreno independiente pero su capacidad le ha valido para viajar y luchar en Japón en donde el estilo de lucha es más recio con castigos de poder.

Su estilo es aéreo, con vuelos, lances fuera y dentro del ring además del llaveo y contrallaveo dentro del cuadrilátero.

Tuvo la oportunidad de pertenecer a una de las empresas de lucha libre más importantes del país como lo es la Triple A, sin embargo por situaciones ajenas a él su estancia ahí no duró mucho.

La vida da muchas vueltas y en una de ellas, la del jueves pasado, Flamita cumplió uno más de sus sueños dentro de la lucha libre, luchar en el ring sagrado de la Arena México, la catedral de la lucha libre.

De la mano de la Liga Elite se presentó ya en el recinto más importante de lucha libre en nuestro país, la Arena México. Su calidad lo ha llevado hacia el ascenso.

Flamita tiene un destino marcado, ser una de las nuevas estrellas de la lucha libre en México. Y hacia allá va.

cuachara_luchagor@hotmail.com