De 2 a 3 caídas

¿Existe el periodismo en la lucha libre?

Hace algún tiempo me hice una pregunta ¿realmente existe el periodismo deportivo en la lucha libre?

Hay revistas que se encargan de reseñar las funciones, de hacer entrevistas a los luchadores, tienen columnas y espacios en donde recuerdan acontecimientos del pasado de este rudo deporte.

Pero dónde está la crítica, está en las columnas, pero no en las notas, ni en las reseñas.

Y no es que se trate de criticar y señalar pero sí de ver las cosas como son y cuestionar a los luchadores, a las empresas.

En el caso más reciente, una empresa impidió que sus elementos compartieran el cartel con un luchador independiente.

¿Por qué los reporteros que cubren lucha libre no preguntan a los luchadores involucrados qué es lo que sucedió?, ¿Por qué no van a la empresa y piden una postura al respecto?

Un diario de circulación nacional hace algunos años le dedicó no recuerdo si una o dos páginas en una entrevista al luchador del momento de una empresa.

Y ahí el gladiador no sólo habló de su accionar sobre el ring, sino de la manera en cómo la empresa trababa a los luchadores, el exceso de trabajo y el poco tiempo que tenía para descansar.

¿Qué sucedió? Que la empresa se cerró a la crítica y simplemente vetó al diario deportivo de sus funciones.

Este ha sido el único diario que tenía como premisa hace periodismo deportivo, desafortunadamente dejaron de cubrir la lucha libre.

Las redes sociales han venido a servir como medio de información al momento sobre lo que acontece a los luchadores desde sus cuentas personales.

Un medio electrónico deportivo que se ha ganado cierto prestigio tiene un reportero cubriendo lucha libre y cuando un luchador dice o da a conocer algo relevante sobre su carrera o algún cartel se sube la nota pero firmada como Redacción.

¿Por qué el reportero no la firma con su nombre?, ¿Por qué no se toma el tiempo de buscar al luchador y ahondar en el tema para dar un panorama más amplio de la información?, ¿Por qué no está en la calle buscando la nota y sólo cachando lo que se genera desde redes sociales?

Hay una revista que aún está en circulación que se dio el lujo de inventar una entrevista con un luchador. ¿Dónde está la seriedad?

También hay reporteros que redactan como aficionados o desde el lado de determinada empresa.

Lo digo porque hace algunos años, en un diario deportivo de circulación nacional, un reportero publicó una nota sobre el despido de un luchador y al final decía algo así como: aguas porque este luchador deja las tiradas las plazas. Sí, así lo puso en la nota. Por Dios.

Anteriormente había un programa de lucha libre en un canal de televisión de paga y el formato todo el tiempo fue el mismo: reseña de las funciones y entrevistas con los luchadores. ¿Y la crítica?, ¿los cuestionamientos? Bueno, simplemente no los había.

Incluso hay reporteros que redactan las reseñas de las funciones más alejados de la objetividad que de informar, como se dice por ahí, echándole mucha crema a sus tacos, sin cuestionar que la arena que cubre constantemente carece de servicios médicos o de una unidad de auxilio para los luchadores en caso necesario.

Si vamos un poco más lejos, hay quienes tienen un blog y páginas en Facebook en donde solamente dan cuenta de las reseñas de las funciones o algunas entrevistas; en primera ni son reporteros y en segunda están a años luz de que su información sea periodismo.

Había también un luchador, hijo de una leyenda de la lucha libre de nuestro país que tenía una columna en un diario deportivo de circulación nacional, que en lugar de opinar sobre los temas de este deporte todo el tiempo que se publicó fue un culto al ego en cada uno de sus textos. Yo fui, yo hice, yo recuerdo, yo gané, yo estuve ahí.

¿Pero qué sí es periodismo?, ¿Qué se debería estar haciendo periodísticamente en la lucha libre? Es informar pero con todos los elementos que le den al lector un panorama amplio de lo sucedido.

No sólo se trata de la simple reseña de la función ni de qué luchador ganó el encuentro. ¿Los luchadores realmente se brindaron en el ring?, ¿la arena estaba llena?, ¿vacía?, ¿había los servicios médicos para los luchadores?, ¿los precios de los boletos fueron excesivos?, ¿el promotor cumplió con el cartel?, ¿tienen seguro los luchadores?

Hay luchadores de la vieja escuela que levantan la voz sobre lo mal que se desarrolla la lucha libre en la actualidad, pero su voz se escucha sólo en sus redes sociales, no en una nota periodística ni en un medio de información.

Yo me pregunto: ¿realmente existe el periodismo deportivo en la lucha libre?.

 

cuachara_luchagor@hotmail.com