De 2 a 3 caídas

Cuentas que nunca se van a saldar

La frase fue directa y contundente: hay cuentas que nunca se van a saldar.

La dijo el príncipe Maya Canek y se refería a la rivalidad con Mil Máscaras. La frase vino después de un encuentro entre ambos luchadores.

Y es que más allá de la rivalidad sobre el ring, nunca se llevó a cabo el duelo de máscara contra máscara para definir la superioridad de uno sobre el otro.

Ambos fueron ídolos y figuras del extinto Toreo de Cuatro Caminos, ahí germinó la rivalidad que jamás llegó a un encuentro de apuestas. Hoy ambos son leyendas vivientes.

Entre los años 80 y 90 una lucha de máscara contra máscara ente Canek y Mil Máscaras habría abarrotado cualquier recinto de lucha libre en el país. Pero ese es un enfrentamiento que quedará únicamente en la imaginación de los aficionados.

Y si hablamos de cuentas que nunca se van a saldar están la de Atlantis y Dr. Wagner Jr.

Los dos luchadores coincidieron durante mucho tiempo en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) y ahí nació y creció la rivalidad.

Fueron innumerables viernes de funciones en la Arena México, en donde se encontraban dividían triunfos, terminaban con las máscaras rotas, se lanzaban retos de una lucha de máscara contra máscara, pero ésta jamás llegó.

Esta fue una rivalidad que dividió a la afición de la Arena México. La mitad respaldada al ídolo de los niños y otro poco más que la mitad al galeno del bien.

Dr. Wagner Jr. salió de la sería y estable y Atlantis permaneció en ella. La lucha de máscara contra máscara nunca llegó.

Hoy Atlantis es una leyenda viviente y Dr. Wagner Jr. es una estrella que ocupa los sitios estelares en las plazas en las que se presenta. Las cuentas pendientes jamás se saldaron.

Y si continuamos con las cuentas sin saldar ahí está la rivalidad entre Octagón y Fuerza Guerrera.

Esta fue una rivalidad que ocupó los años 90 cuando ambos eran figuras de la lucha libre de nuestro país.

Fuerza Guerrera barría el ring con Octagón en cualquiera de las arenas en las que se presentaban.

El enfrentamiento por las máscaras parecía inminente pero éste nunca se cristalizó.

La afición pedía a gritos la lucha de máscara contra máscara entre ambas figuras pero hasta el día de hoy ambos conservan la identidad.

Otra cuenta que parece que quedará sin saldar es la rivalidad entre Dr. Wagner Jr. y L.A. Park.

Los dos gladiadores también coincidieron en las filas del Consejo Mundial de Lucha Libre.  Ahí germinó y maduró la rivalidad.

Luchas en mano a mano. Máscaras rotas. Retos al aire. Y la afición a la expectativa.

Ambos son dos colosos sobre el ring, dos pesos completos, dos figuras, dos luchadores con carácter. Sin embargo la lucha de máscara contra máscara nunca se concretó.

Ambos dejaron las filas del Consejo Mundial de Lucha Libre y llevaron su rivalidad al circuito independiente.

Ahí se volvieron a encontrar. Ahí se volvieron a enfrentar. Ahí se volvieron a retar.  Pero ahí la lucha de apuestas tampoco vio la luz.

Hoy los dos luchadores continúan en el circuito independiente.  Ambos son ídolos y figuras. Ocupan los sitios estelares. Y es L.A. Park quien no quita el dedo del renglón para una lucha de apuestas.

¿Se imaginan que de haberse llevado alguna de estas luchas alguno de estos luchadores estaría hoy sin máscara?

¿Se imaginan sin máscara a Canek, Mil Máscaras, Dr. Wagner Jr. Atlantis, L.A. Park, Octagón o Fuerza Guerrera?

Quizá el rumbo de sus carreras e incluso de lucha libre misma podría haber tomado otro rumbo. Pero esas son meras especulaciones y acá no vamos a especular.

Aunque las cuentas pendientes nunca se saldaron entre los luchadores arriba mencionados y al parecer nunca se van a saldar hay una cuenta que tampoco van a saldar, y esa es la con la afición.

Los aficionados los apoyaron y los siguen apoyando en cada arena en la que se presentan. Han visto sus rivalidades. Las han acompañado. Se han emocionado con una lucha de apuestas y finalmente ¿qué ha sucedido? Nada.

Ni saldaron las cuentas entre ellos. Ni saldaron las cuentas con la afición que se quedará simplemente con imaginar que algún día pudo haberse llevado a cabo el encuentro de máscara contra máscara entre ellos.

En luchas de apuestas son pocos los ejemplos en donde la rivalidad culmina en un encuentro directo por las máscaras.

En la historia reciente ahí tenemos la rivalidad entre Atlantis y el Último Guerrero, tardó en firmarse el contrato, pero finalmente llegó la lucha de máscaras.

Hay quien quizá pueda decir, son muchas las luchas de apuestas que se han presentado, y quizá tengan razón, pero verdaderas rivalidades que lleguen a un final, pocas.

cuachara_luchagor@hotmail.com