De 2 a 3 caídas

Carta a la lucha libre

Desde hace mucho he tenido ganas de escribirte una carta. Por alguna u otra situación no lo había podido hacer, pero hoy es un buen momento.

Hace unos días uno de tus hijos, figura en México, Japón y ahora en Estados Unidos dijo que no eres la mejor del mundo.

Desde estas líneas siempre hemos dicho que eres la mejor del mundo porque cuentas con luchadores de alta calidad y vienen a aprender de ti luchadores de otros países.

No considero que el luchador que hizo esa declaración sobre ti lo haya hecho pateando todo aquello que aprendió en tu seno, pienso que lo hizo porque es un tipo que se exige al máximo, aunque te soy sincero no creo en lo que declaró: que no eres la mejor del mundo.

Es cierto que les das lo mejor a tus hijos, los luchadores, todo el conocimiento con el que cuentas, pero el destacar depende solo de ellos.

Para muestra de que eres la mejor ahí están luchadores como el Último Guerrero, Atlantis, Negro Casas, Dr. Wagner Jr, L.A. Park, Volador Jr y muchos más, o luchadores consagrados como en Negro Navarro, Black Terry, Solar o el mismo Canek.

Incluso el hijo que hizo esa declaración emigró de tu seno hacia Estados Unidos en donde se convirtió en una estrella de talla internacional y antes que él otro hijo tuyo había alcanzado ya lo que él disfruta ahora.

Para no ir más lejos uno de tus hijos fue contratado el año pasado en Estados Unidos porque le vieron la calidad y todo el conocimiento luchístico que aprendió de ti.

Hay que hablar las cosas como son. Y es que es verdad que cuentas con luchadores de comprobada calidad pero también hay algunas otras cosas que no te favorecen.

¿Por qué una de las empresas  a la que le has dado reconocimiento con la alta calidad de los luchadores no ofrece a la afición la variedad que requiere para atraerla a las arenas?

¿Por qué se encierra en su círculo y aunque tiene luchadores calidad les permite avanzar por goteo a los sitios estelares?

No entiendo por qué si les muestras a los luchadores todo lo que pueden aprender de ti no se entregan en el ring de una arena chica como lo hacen en una grande.

A uno de tus promotores, que hoy ya no está entre nosotros, le permitiste que hiciera cuanta locura se le ocurriera y eso te manchaba y te manchó por mucho tiempo.

Incluso hoy la afición dice que eres una copia de la lucha de Estados Unidos solo porque los que le siguieron a ese promotor hacen cosas similares a las que se hacen del lado norteamericano.

Sabes, ahora que me acuerdo, no es un reclamo, pero todos los promotores que se sirven de ti no ofrecen funciones con el mínimo de seguridad para tus hijos luchadores, ¿te acuerdas cómo sacaron al Hijo del Perro Aguayo de la función en Tijuana unas horas antes de perder la vida?, no era una camilla, era una tabla.

¿Por qué si antes debían pasar por lo menos tres años o más permites que suban al ring supuestos luchadores que llevan semanas o meses entrenando?

No sé qué sucedió contigo en el norte del país, en qué momento perdiste las riendas en aquella zona, pero allá subían al ring pseudo luchadores que nada tenían que ver contigo, que no tenían preparación, que se enfrentaban a actores,  ¿y lo peor de todo sabes qué era?: que la afición pagaba un boleto para ir a verlos.

En esa parte del país hicieron de ti un espectáculo que nada tenía que ver con el deporte.

Te reitero, no es reclamo, pero por ejemplo varios de tus hijos mantuvieron piques por años, por largas temporadas y ¿qué sucedió con las luchas de máscara contra máscara? Simplemente nunca se llevaron a cabo.

Ahora que hablamos de máscaras, pero del otro lado, en el tema de las cabelleras, ahí algunos luchadores les importó poco el cinismo y el descaro, la perdían a cada rato, como si perderla fuera algo tan sencillo para volver a hacerlo una y otra vez.

Bueno y ya ni hablamos de los títulos, los nacionales los tienen luchadores que no sostienen con calidad sobre el ring porqué los ganaron o simplemente no apuestan los títulos o hay otros que los guardan en sus vitrinas sin volver a exponerlos.

Por todo lo que te he escrito pareciera que le damos la razón al hijo que sostuvo que no eres la mejor del mundo.

Pero sabes, en el fondo sé que todo eso se puede recomponer y me niego a creer que no seas la mejor.

Eres la mejor aunque se haya dicho lo contrario, porque yo creo en ti, porque hay luchadores de calidad sobre el ring, porque vienen a aprender de ti de otros países, porque hay una magia en ti en cada función, porque enamoras cuando hay muy buenos encuentros sobre el ring, por que como tú no hay dos.

 

cuachara_luchagor@hotmail.com