De 2 a 3 caídas

Cápsula del tiempo

El miércoles 21 de septiembre no hubo sol. Fue un día nublado. Incluso llovió. El cielo era gris con retazos de azul.

El viento era frío y por momentos tenía clemencia. Ese día se celebró en el país, por primera ocasión, el Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional Mexicano.

Siete días antes el Senado de la República aprobó la celebración de esta fecha en donde se reconoce a la lucha libre de nuestro país así como a los luchadores.

Pero ¿cuál es el contexto en el que se festejó por primera ocasión el Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional Mexicano?

En el país son dos las empresas más importantes que dominan este rudo deporte, el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) con 83 años de vida y la Triple A, joven con 24 años.

En la primera se despliega lucha libre a ras de lona con la más alta preparación en cada uno de sus luchadores.

Mientras que en la segunda se privilegia el espectáculo y el manejo de historias entre sus gladiadores.

Sin embargo, también están los luchadores independientes, libres de contratarse con cualquier promotor.

En el Consejo Mundial de Lucha Libre las principales figuras son el Último Guerrero, Volador Jr, Rush, Shocker, Rey Escorpión, Mephisto además de la leyenda viviente Atlantis. Junto a ellos vienen empujando luchadores como Diamante Azul, Bárbaro Cavernario, Guerrero Maya Jr, Ángel de Oro y Titán.

Triple A tienen como estrellas a Psycho Clown, Texano Jr, Pentagón Jr, el Mesías, La Parka, el Hijo del Fantasma, Daga. Tras su salida de la World Wrestling Entertainment (WWE), Rey Mysterio Jr y Alberto del Río se han presentado en Triple A.

En el terreno independiente hay luchadores de calidad comprobada como Dr. Wagner Jr. Carístico, L.A. Park, Blue Demon Jr. Cibernético. Además de luchadores consagrados que continúan luchando como Fuerza Guerrera, Pirata Morgan, Satánico, Solar, Negro Navarro, Canek y Mil Máscaras.

En la lucha libre extrema destacan Cíclope, Violento Jack, Aero Boy, Draztick Boy, Miedo Extremo y Jinzo.

Además comienzan su camino en el mundo de la lucha libre el Santo Jr y el Hijo de Octagón y un poco más adelantados en la vereda el hijo de L.A. Park y el hijo del Dr. Wagner Jr.

En el plano internacional la Sombra se encuentra en el Centro de Desarrollo de la WWE, en NXT, y lucha como Andrade Cien Almas. Además de que Máscara Dorada, tras participar en el torneo de los pesos crucero, llegó a la final, la perdió, pero ingresó a la empresa de entretenimiento mundial. Le quedan algunas fechas en el Consejo Mundial de Lucha Libre antes de firmar un contrato con la WWE.

Con la celebración del Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional Mexicano se reconoce a este deporte en nuestro país así como a los luchadores.

Este es un deporte que congrega familias enteras en cada una de las arenas en donde se presentan los gladiadores.

La lucha libre de nuestro país ha dado grandes leyendas como El Santo, Blue Demon, Black Shadow, el Cavernario Galindo, Huracán Ramírez, Mil Máscaras, Canek, el Perro Aguayo, Fishman, los Brazos, los Villanos, el Solitario, Dr. Wagner, el Satánico, Atlantis y hoy se reconoce el deporte con un día para celebrar al pancracio nacional.

Sin embargo, el que se conmemore no quita, ni soluciona, ni pone fin a todos los males de la lucha libre en nuestro país.

El salario de los luchadores, en algunos casos no es el suficiente, no cuentan con un seguro médico, en las arenas no hay ambulancias, ni camillas, vaya ni servicios médicos para atenderlos, no tienen las garantías en las arenas para luchar, saben cómo van a subir pero no cómo van a bajar.

La Comisiones de Lucha Libre existen solo en el papel porque ni siguen al pie de la letra el reglamento, ni cuidan del deporte, ni mucho menos del luchador quien arriesga la vida en cada una de sus presentaciones.

Que se celebre el Día Nacional de la Lucha Libre no protege al luchador, no mejora sus condiciones, no le da la seguridad en el cuidado de su salud al salir a luchar, no atiende el deporte, no regula a los promotores, no profesionaliza a los réferis ni a los luchadores, no mejora las arenas.

Que se celebre este día no hace entender a los luchadores que deben de entregarse por igual en una arena chica que en una grande, no les exige el verdadero respeto que debe existir hacia este deporte para subir bien preparados a un cuadrilátero.

En el contexto y la realidad aquí queda esta cápsula del tiempo de la primera ocasión que se celebró Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional Mexicano.

cuachara_luchagor@hotmail.com