De 2 a 3 caídas

La Arena del Deportivo 11 de Julio

La última vez que visité la Arena del Deportivo 11 de Julio no estaba así.

Hay un ligero cambio y la verdad se agradece.

Pareciera una exposición fotográfica con un ring al centro.

Pero no es así. Se trata de posters de luchadores en bastidores cubiertos con resina colocados en los tres espacios de gradas de la Arena.

Arena 11 de Julio, dice un letrero en color anaranjado.

Así recibe el Deportivo a todo aquel que llega hasta acá.

Y justo debajo del letrero está el cartel para el día de hoy domingo a las 6:45 de la tarde.

Para ingresar al Deportivo hay que cruzar una puerta blanca de la cual está a cargo don Pablo Padilla.

Una vez con un pie adentro del Deportivo, justo a la izquierda está una pequeña puerta blanca corrediza y arriba de ella, en la pared, una lona que a la letra dice:

Arena de Lucha Libre, acompañada de una imagen de dos hombres haciendo la toma de réferi.

Después de pensarlo un poco, don Pablo Padilla, el velador del lugar, un hombre que pasa de los 50 años, bigote, y el rostro teñido de rojo por lo que parece una infección, me permite el acceso a la Arena.

Dos pasos tras la puerta blanca y hay que atravesar una cortina azul partida en dos.

Entonces miras el ring, el pasillo por el que ingresan los luchadores, las secciones de gradas, un cuarto en donde se anuncian las luchas, y una de las atracciones de la Arena: los posters de los luchadores que han escrito distintas páginas de gloria y sangre de la historia de la lucha libre de nuestro país.

En las gradas amarillas que rodean el ring, sobre la pared de un color anaranjado están los posters de la revista Espectacular, revista de allá de los 80s y los 90s del siglo pasado en la que en sus páginas pasaron grandes figuras del Toreo de Cuatro Caminos y la Arena México.

Así, sobre las paredes hay posters de Canek, los Brazos, los Villanos, Mil Máscaras, Dos Caras, Psicodélico, los Misioneros de la Muerte, el Perro Aguayo, Atlantis, los Arqueros, Irma González, Solar, Tamba, Súper Astro y muchos más.

Pero no sólo se trata de las clásicas fotografías de los luchadores previo a la lucha, las hay cuando se aplica una llave o aquellas en donde los gladiadores como los Villanos o Canek tienen las máscaras rotas y el rostro ensangrentado por la batalla.

Los bastidores están fijados a la pared con tornillos, algo no sólo de mal gusto sino que daña los posters.

Justo en el acceso a la Arena, debajo del ring hay unas tablas en color azul, en la parte que termina de rodear el cuadrilátero sobre el suelo hay una alfombra roja.

Del lazo izquierdo, en la parte alta, hay un cuarto con grandes ventanas desde donde se anuncian las luchas, el equipo de sonido está cubierto con un mantel morado.

Al estilo de otras arenas del país, el acceso al ring es a través de un pasillo que da directo al cuadrilátero.

Llegar a este pasillo se hace a través de escaleras que vienen de los vestidores. Para salir al pasillo hay que atravesar una cortina en color azul también partida en dos.

En total son ocho pasos los que tiene que dar el luchador sobre el pasillo para llegar al ring, ocho pasos en los que es ovacionado, abucheado, ocho pasos en donde la adrenalina lo acompaña como una sombra, ocho pasos en donde es recibido por la afición como un héroe o un villano.

El ring está cubierto por una lona blanca, las cuerdas son de un amarillo intenso, los esquineros están bañados en negro y los postes en rojo.

En lo alto hay lámparas de neón que iluminan el cuadrilátero y encima de estas láminas con un par de tragaluz incluidos.

No hay nadie en la Arena así que decido ingresar al ring contrario a lo siempre he pensado sobre ello.

Las cuerdas están tensas, la lona parece acolchonada, aunque no del todo, desde arriba uno domina cualquier parte de esta Arena que es pequeña.

Siempre he pensado que subir a un ring se debe hacer con respeto, pues no cualquiera lo puede hacer, quien sube a un cuadrilátero es porque tiene los conocimientos necesarios de llaveo, contrallaveo, lucha grecoromana y libre.

Después de un juego de cuerdas decido bajar del cuadrilátero pues no soy quien para estar sobre el enlonado.

Salgo de la Arena y afuera ya me espera don Pablo. Me dice que los entrenamientos son todos los días a las seis de la tarde y las luchas en domingo.

Le pregunto si sabe algo de historia sobre la Arena pero me dice que no pues él sólo es el velador.

Hoy domingo hay función en la Arena. El cartel anuncia que en la lucha estelar se enfrentarán Lápida, Kripta y Fúnebre contra Sable, De Luto IV y Humo. ¿Usted de la perdería? Yo no lo haría.  

cuachara_luchagor@hotmail.com