De 2 a 3 caídas

Adiós a Lizmark

El miércoles pasado la lucha libre se volvió a vestir de luto. Lizmark perdió la vida a causa de paro cardiaco a la edad de 66 años.

Nació el 18 de septiembre de 1949 en Santiago Llano Grande, Oaxaca y debutó en Acapulco el 14 de marzo de 1976.

Previo a incursionar el rudo deporte de la lucha libre Lizmark fue clavadista y fisicoculturista. Entrenó durante tres años antes de debutar sobre los cuadriláteros.

El llamado geniecillo azul perteneció a las dos principales empresas de nuestro país, el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) y la Triple A.

Su calidad lo llevó no sólo a ser estrella en México sino a viajar a Japón en donde se ganó el respeto de los nipones.

Junto a Mascara Año 2000 y Aníbal conformaron la Ola azul y fue uno de los ídolos entre los años 80 y 90 en la lucha libre de nuestro país.

La idolatría la alcanzó en el bando de los técnicos y uno de sus movimientos característicos era la plancha hacia dentro y fuera del ring. Durante toda su carrera nunca perdió la máscara.

Fue campeón de parejas del Consejo Mundial de Lucha Libre, campeón de tríos del Consejo Mundial de Lucha Libre, campeón nacional semicompleto, campeón medio NWA y campeón welter NWA.

Las lesiones en las rodillas obligaron a su retiro de los cuadriláteros siendo su hijo, Lizmark Jr, quien continuara con su legado. Se retiró de la lucha libre fue en el año de 1999. Fueron 23 años de carrera luchística.

¿Quién no recuerda a Lizmark con su máscara azul y antifaz plateado?, ¿Sus luchas junto a Atlantis?, ¿Su cuerpo bien trabajado gracias al fisicoculturismo?

Aún después de su retiro Lizmark fue homenajeado en Japón gracias a su calidad sobre los cuadriláteros.

Era un luchador elegante sobre  el ring, pues no solo arribaba con su máscara azul sino lo hacía también con una capa plateada y azul.

Compartió el ring con los mejores luchadores de su época y se ganó no solo el cariño de la afición, también su respeto.

Lizmark perdió la última caída de su vida, no pudo romper el conteo de la tercer palmada y partió a la arena celestial. Dejó la idolatría para convertirse en leyenda. Descanse en paz.

El adiós de Lizmark en este 2015 no fue el único en el año, el Hijo del Perro Aguayo también dejó este mundo.

La primavera del 2015 será recordada con luto en las páginas de la historia de la lucha libre de nuestro país tras la muerte del Hijo del Perro Aguayo.

El 21 de marzo medios nacionales reportaron el fallecimiento de quien fuera el líder de Los Perros del Mal, la lucha libre nacional se cimbró.

El heredero del Can de Nochistlán se presentó un día antes en una función en Tijuana, Baja California, en el auditorio Fausto Gutiérrez Moreno, con la empresa The Crash, en donde a lado de Manik enfrentaba a Rey Mysterio Jr. y a Extreme Tiger.

En redes sociales circula el video de los últimos momentos sobre el cuadrilátero del Hijo del Perro Aguayo.

Rey Mysterio Jr. le aplica unas tijeras las cuales sacan al líder de la jauría del cuadrilátero quien regresa de inmediato al ring y recibe unas patadas de canguro de Mysterio en el hombro izquierdo con lo que termina descompuesto sobre la segunda cuerda. Rey Mysterio Jr. se va al juego de cuerdas para impactar al Perro y a Manik pero no da en el blanco. Aguayo no responde y es Mysterio Jr. quien se da cuenta de la situación. Konan intenta reanimarlo. Lo sacan de la Arena en algo que no es una camilla.

Horas más tarde, el sábado 21 de marzo, a la una de la mañana, a causa de un traumatismo cervical, el Hijo del Perro Aguayo partió de de este mundo y la lucha libre perdió a una de sus grandes figuras.

Pedro Aguayo Ramírez, hijo de la leyenda viviente Perro Aguayo, falleció a los 35 años de edad.

Pedro Aguayo Ramírez nació el 23 de julio de 1979 y debutó en la caravana estelar el 18 de junio de 1995, a la edad de 15 años, en el Auditorio Río Nilo.

A partir de entonces su carrera fue en ascenso, escribió su propia historia dentro de los cuadriláteros y fue uno de los mejores juniors dentro de la lucha libre de nuestro país, no defraudó al gran Perro Aguayo.

Su llegada al Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) le deparó una de las mejores etapas de su carrera como luchador.

Después de su paso por el Consejo Mundial de Lucha Libre, el Hijo del Perro Aguayo llevó su concepto de Los Perros del Mal al terreno independiente y creó su propia empresa.

Ahí se mantuvo durante un tiempo hasta su regreso nuevamente a Triple A en Triplemanía XVII.

El Hijo del Perro Aguayo dejó un hueco enorme. Uno de los mejores luchadores rudos sólo se adelantó en el camino.

 

cuachara_luchagor@hotmail.com