A lo warrior

Verano peligroso

Nada que no conozcamos. El próximo verano volverá a poner en aprietos todo aquello que tenga que ver con selección mexicana. Y por más que pretendan vendernos la idea de que no habrá equipo A y B, la realidad es que se requieren dos equipos diferentes. Uno para Copa Confederaciones yotro para Copa Oro.

23 jugadores por plantilla más un par de elementos que deberán aparecer en las pre-listas para cualquier eventualidad. Es decir, 50 jugadores deberá convocar Osorio: 6 porteros, 16 defensas, 12 mediocampistas y 12 delanteros.

¿El futbol mexicano tiene realmente tantos ingredientes, tanta materia prima de alta calidad para el gigantesco pastel? Por supuesto que no.

José Manuel de la Torre sufrió la misma situación en su momento y terminó fulminado en semifinales de Copa Oro ante Panamá con un equipo alternativo.

Años atrás, Luis Fernando Tena también sucumbió ante lo complejo de conformar dos combinados. Le enjaretaron la Copa América del 2011 y todo en Argentina terminó en ridículo.

Miguel Herrera pasó por lo mismo. Tenía la obligación de ganar la Copa Oro para luchar por medio boleto a Confederaciones. Y la ganó, pero a costa de un paseo monumental de México por Chile con otro equipo B. No se le hizo gol a Bolivia, se le empató a los anfitriones y se perdió con Ecuador.

Las últimas dos experiencias de "amontonamiento" veraniego han sido absolutamente abrumadoras. Ahí están los resultados. Ningún país en el mundo puede conformar dos selecciones competitivas y nadie puede jactarse de tener 50 jugadores de primer nivel.

¿Cuadro de lujo para Confederaciones y equipo B para la Oro con el riesgo de no lograr el título en ninguna? ¿Un combinado de 10 puntos y otro de 7 o dos de 8 para emparejarlas?

Desde ahora lo decimos, se avecina turbulencia.

carlosguerrerogallegos@gmail.com
twitter@CARLOSLGUERRERO