A lo warrior

Los trastes sucios en selección

Ojalá todo fuera tan simple como  nombrar al técnico que esté dispuesto a sacar las papas ardientes del horno, sin guantes de protección y con el riesgo de sufrir quemaduras.

Quiero ver quién es el valiente que diga sí de la noche a la mañana y que, además, no tenga miedo de laborar en esa parrilla que presenta desde los últimos meses de Miguel Herrera, una silenciosa y peligrosa fuga de gas.

Se habla mucho de Marcelo Bielsa y da la sensación que para el pueblo mexicano es el indicado, el ideal para poner orden en esa cocina que, aunque presume una reluciente vajilla de oro en la mesa,  la estufa presenta cochambre y el fregadero platos sucios.

Bielsa cobra caro. Se le tendría que pagar más que a Herrera, más que al Chepo, más que al Vasco y más que a cualquier otro antecesor de estos últimos tres que sufrieron una metamorfosis brutal durante sus procesos. Pero el dinero no es problema, en nuestra Federación hay más recursos que títulos y más cajas fuertes que vitrinas. Pensemos entonces que lo económico no es problema, que Bielsa es convencido y que logra romper relaciones con el Marsella.

¿Estamos preparados para Bielsa? Bielsa para dirigir a México sí, pero no sé si nuestro balompié y su entorno sean el estuche más a modo para el técnico.

No veo a Bielsa grabar promocionales con las televisoras ni otorgando tres entrevistas mano a mano posterior a cada partido con los que tienen derechos de transmisión. Tampoco creo abra las puertas a cada patrocinador para tomar prestados a algunos jugadores tras los entrenamientos.

El tema no es sencillo y tampoco hay mucho tiempo. Los próximos partidos están a un mes de jugarse. Un interino para apagar el fuego y controlar la fuga podría ser solución. El problema es quién y más, cuando todavía no están los master chefs para saber qué ingredientes sirven y cuáles ya están caducos.

carlosguerrerogallegos@gmail.com

Twitter@CARLOSLGUERRERO