A lo warrior

Pizarro y Moreno

No todos los partidos se juegan en la cancha. Los 26 jugadores que ahora conforman la lista de Juan Carlos Osorio para los dos únicos juegos Fecha FIFA van de un salón a otro del hotel de concentración.

Día de producciones comerciales, de entrevistas con los principales patrocinadores y de grabaciones con las televisoras que tienen derechos con el seleccionado mexicano.

Ahí, entre los ecos de un día de locos y el vértigo con el que se intenta aprovechar cada minuto con los jugadores, tenemos la posibilidad de platicar con dos hombres del actual combinado: Héctor Moreno y Rodolfo Pizarro.

El experimentado zaguero con una sonrisa que aligera todo, no duda en decir que ellos sueñan con la Copa del Mundo y que se preguntan cada noche, qué pasaría en el país si en verdad eso se lograra. Moreno asegura y confirma que el modelo de juego de Osorio les llena y satisface porque es atrevido. "Yo estoy a muerte con lo que busca hacer el míster", dice tajante el defensor de la Real Sociedad.

Entre las decenas de puertas que aparecen entre los pasillos del hotel, aparece Rodolfo Pizarro, sabedor que no tiene un lugar seguro y que estos dos partidos son los más importantes de su trayectoria.

Se juega un lugar para Rusia y si el boleto le llega, será para aparecer detrás del delantero. Es ahí donde Osorio lo desea probar.

El hecho de que pueda jugar dos o tres funciones en la cancha, lo mantienen con la ilusión a tope.

Pizarro a diferencia de Moreno no tiene pasaporte en mano. Para él, los minutos que le concedan ante Islandia o Croacia marcarán su destino, su vida y su trayectoria.

"Tengo 24 años, es mi momento". Rodolfo lo asume bien. Lo entiende bien. Debe ser ahora.

Las luces se apagan. Terminan las grabaciones. Comienza lo bueno. La cuenta regresiva para esa lista de 23.

carlosguerrerogallegos@gmail.com
Twitter@CARLOSLGUERRERO