A lo warrior

Díganle algo a Osorio

No se desgasten más. Ha pasado suficiente tiempo como para que se sigan sorprendiendo de las formas de Osorio. Resulta ocioso recriminar una y otra vez los constantes cambios en el cuadro titular. Así es él y no va cambiar su metodología. Está casado –como todo entrenador- con sus maneras. De su libreta, no se va salir.

Al igual que se señalan las rotaciones de Osorio, en su momento se criticó la necedad de Javier Aguirre con su consentido Guillermo Franco y las terquedades de José Manuel de la Torre. Ellos por no moverle nada a su cuadro, eran reventados.

Ya no debería de generar escozor el hilo conductor de Osorio. Veamos sus números. México marcha invicto y sin problema alguno como líder del Hexagonal. ¿Poca cosa? Hace dos procesos que no aparecía en el lugar de privilegio.

Qué rápido se nos olvida la infamia y el infierno del proceso anterior cuando la selección mexicana tuvo que arañar su boleto a Brasil 2014. Hoy que se pasea con tranquilidad, no falta quien esté deseoso de soltar a los perros para hacer complejo el camino.

El juego ante Trinidad y Tobago fue poco atractivo. ¿Cuándo un juego de eliminatoria, sobre todo en tierras caribeñas, ha sido categoría fase final de Champions League? Argentina sufrió y perdió en Bolivia, Holanda ha puesto en jaque su calificación. ¿Quién dijo que son las eliminatorias la vitrina del futbol gourmet?

La victoria de Osorio fue producto de las rotaciones ante la infinidad de lesionados. Osorio apostó por hombres de estatura para competir en el juego aéreo sabedor de que poner la pelota a ras de césped resultaría poco práctico. Reyes, Molina, Jiménez y Araujo, eran sus cuatro jinetes para buscar el recoveco ideal para un impacto de cabeza. Terminó siendo Diego.

Vean números y díganle algo a Osorio.

carlosguerrerogallegos@gmail.com • Twitter@CARLOSLGUERRERO