A lo warrior

El nuevo ‘Jona’

Ha bajado la temperatura en San Antonio, Texas. Los vientos frescos pegan con más intensidad en la zona montañosa de 'La Cantera'.

Una chimenea en el lobby del hotel donde se concentra la Selección Mexicana sería el área -por cuestión climatológica- de mayor plusvalía si estuviera en venta cada metro cuadrado por separado del lujoso recinto.

Justo en ese rincón aparece Jonathan González desparramado libremente como si estuviera en el sofá de su casa en Santa Rosa, California. Se siente protegido. Y cómo no, si a su lado está el otro González; Adrian, de 14 años. (Guarden el nombre). Y junto a ellos, los orgullosos padres quienes aún no terminan de comprender cómo es que han pasado tantas cosas buenas en tan poco tiempo considerando que apenas debutó en Primera División hace seis meses.

Jonathan se levanta para atender a algunos aficionados que aparecen afuera del hotel. Su madre, como buena madre, le recomienda se ponga una chamarra. Jona, como buen hijo, o como todo hijo a los 18 años, hace caso omiso.

Aprovecho para platicar con los padres. Me cuentan que pudo ser jugador de Chivas, pero que no cuadraba porque jugaba para inferiores de Estados Unidos. Que la Fiorentina lo sedujo con un gran proyecto y que a pesar de que ser titular con Rayados, sigue viviendo en la casa club.

Cuando lo entrevisto está hecho un mar de nervios, pero lo hace casi tan estupendo como todo lo que hace en la cancha. Confiesa que se ve en Rusia 2018, que su ídolo es Cristiano Ronaldo y que si llega a Europa le gustaría fichar para el Real Madrid.

La chimenea comienza a perder brillo. Jonathan se va al cuarto porque así le aconseja (pide) su padre.

A los 18 años no hay frío que apague la ilusión y menos cuando llega el soñado debut al minuto 56' sustituyendo a Elías Hernández.

carlosguerrerogallegos@gmail.com
twitter@CARLOSLGUERRERO