A lo warrior

El Messi post Neymar y ‘CR7’

Aumentan exponencialmente las responsabilidades de cada invitado. Muchos obligados a demostrar con resultados categóricos, los disparates financieros que irrumpieron el mercado de fichajes.

Ahí está el PSG. El poderoso rico parisino que no se ha guardado nada. Puso en la mesa toda la plata sin reparo alguno con tal de seguir atrayendo como un magneto, toda piedra preciosa que se le aparezca.

Con las incrustaciones de Neymar y Mbappé, golearon y agradaron. Habrá que verlos ante un rival que no se llame Celtic.

Barcelona en plena transición, criticado y severamente señalado hace unas semanas por un futbol incierto en la era post Neymar, logró dar el primer golpe de autoridad venciendo a la siempre férrea y corrosiva Juventus.

Messi logró sacudirse la vibra negativa de una Argentina que no camina, que no convence. Y no es que haya vuelto a ser el mismo de siempre con Barcelona. Messi es Messi aquí, allá o acullá. Lo que cambia es quienes le rodean, el tipo de escenario, el objetivo y la presión con la que se juega.

Cuidado con el poderío del Bayern Múnich. Lewandoswki, Robben, James, Ribery, Müller. Mentalidad asombrosa y acostumbrados a todo menos a la derrota.

Qué decir de los ingleses. Sus cinco representantes serán una dinamita en el camino. Ninguno perdió y casi todos golearon. Cuestión de orgullo y seguro hasta hartazgo de los españoles que les han restado reflectores.

Y la obligación del Real Madrid por el simple hecho de ser Real Madrid. Cristiano Ronaldo mantiene su estado de gracia absoluta. Dejemos de compararlo. Disfrutémoslo. A él y a Messi. Algún día ya no estarán. Tendremos que buscarlos en la MLS o en alguna liga árabe. Hoy que podemos, peguemos los ojos al televisor. Por ellos y por todos los que están en la Champions League.

carlosguerrerogallegos@gmail.com • Twitter@CARLOSLGUERRERO