A lo warrior

El 'hacker' Simeone

Entiendo que en gustos se rompen géneros y que es válido encontrar opiniones discordes sobre el trabajo del técnico argentino, pero me parece lamentable que algunos caigan en ese mar embravecido de críticas sistemáticas sólo por considerar que el cuadro colchonero no es un equipo espectacular, sólo porque no es de esos que hacen de tres goles para arriba.

Cuánto les ha indigestado el exquisito tiki-taka. Tan hipnótico que muchos siguen en trance; incapaces de abrir su mente a otras formas de comprender lo que significa la sobrevivencia en la cancha.

¿Ratonero? Ratonero un estilo que rehúye, que se esconde, que busca el rincón más lejano para no recibir castigo. Jamás he visto a este Atlético de Madrid agazapado y temeroso como un perro advertido por su dueño con periódico en la mano. Nunca lo he visto arrodillado. Por el contrario, lo veo envalentonado, furioso, determinado a desactivar monstruos robotizados y a derrumbar árboles con las piernas de once guerreros convertidas en sierras eléctricas.

¿En qué parte del reglamento dice que no se puede jugar como lo hace Atlético de Madrid? ¿Quién dice que jugar así es sencillo? Tan insípidos argumentos para denostar el trabajo de Simeone que, parecería ser el estilo de los colchoneros la manera más simple y a la vez más efectiva de hacer futbol.

Si México fuera campeón del mundo de la mano de Simeone a su estilo, ¿qué dirían? ¿Que tristemente México se coronó jugando feo? Se comió al Barcelona, al Bayern y lo demeritan. Si México eliminara a Brasil y a Alemania en cuartos y semifinales ¿lo criticarían?

Cholo es un genio, un cerebro, un hacker del futbol de sombrero rojiblanco capaz de infectar redes rivales hasta llevarlos al desquicio. Encontró los dispositivos humanos idóneos y los convenció de tal forma que colapsó sistemas que parecían imbatibles. Cuidado con el virus colchonero. Nadie puede dormir tranquilo. Mucho menos Real Madrid que Simeone aún recuerda el minuto 92. 

carlosguerrerogallegos@gmail.com
Twitter@CARLOSLGUERRERO